Estudiar la carrera de Actividad Física y Deportes


Elije de entre la lista de países donde estudiar Actividad Física y Deportes:

AlemaniaArgeliaArgentinaAustraliaAustriaBélgicaBosnia y HerzegovinaBrasilBurundiCanadáChileChinaChipreColombiaCorea del SurCosta RicaEcuadorEgiptoEl SalvadorEspañaEstados UnidosEstoniaFilipinasFinlandiaFranciaGreciaHong KongHungríaIndiaIránIraqIrlandaIslandiaJordaniaMacaoMacedoniaNicaraguaNueva ZelandaPerúPortugalPuerto RicoReino UnidoRepública ChecaRepública DominicanaRumaniaRusiaSamoa AmericanaSerbiaSueciaSuizaSwazilandiaTailandiaTaiwánUcraniaUgandaUruguayUzbekistánViet Nam

Estudiar Actividad Física y Deportes conduce al estudiante hacia una formación tecnológica integral en el deporte, con una base académica que lo convierte en un multidisciplinario Profesional en la Actividad Física y los Deportes en general. A partir de estos conocimientos, el especialista en esta disciplina centra sus procedimientos en los procesos de formación y educación integral de las personas, orientando científicamente la actividad físico-recreativa y deportiva, con el propósito de obtener óptimos rendimientos y así favorecer la preservación de la salud, en sus manifestaciones física, psicológica, afectiva y cognoscitiva.

Su acción transformadora exige una serie de objetivos especializados, que resumiremos en los más esenciales:

- Optimizar el rendimiento físico y deportivo.

- Perfeccionar, metodológica y científicamente, los hábitos, habilidades y capacidades que optimicen el logro del dominio deportivo, recreativo, paralelamente al desarrollo funcional del organismo.

- Desarrollar los factores específicos que determinen un máximo y perfecto rendimiento, tanto en la capacidad biofísica del individuo, como en el desarrollo de actividades físicas, recreativas, deportivas libres y en de confrontación competitiva.

El profesional de la Actividad Física y de Deportes puede dirigir su quehacer en diversas orientaciones, tales como:

- Formulador y ejecutor de programas especiales para la Educación Física, el Deporte y la Recreación -dirigido a personas discapacitadas físicas, sensoriales, de la tercera edad y de los sectores sociales marginados.

- Coordinador de espacios y eventos deportivos, a diferentes niveles comunitarios, creando facilidades y oportunidades para la práctica del Deporte, la Educación física y la Recreación.

- Promotor y planificador del deporte formativo, competitivo y de alto rendimiento, en coordinación con las Federaciones Deportivas y otras autoridades competentes, velando porque se desarrolle de acuerdo con los principios del movimiento olímpico.

- Fundador y directivo de escuelas deportivas para la formación y perfeccionamiento de los practicantes, cuidando su continuidad y eficiencia.

- Docente, instructor, organizador de talleres que difundan el conocimiento, la enseñanza del deporte y la recreación.

- Asistente técnico deportivo de profesionales del deporte, con orientación personalizada o colectiva que optimice la salud, el rendimiento y el desarrollo de las habilidades del deportista.

El aspirante, estudiante o profesional de este campo profesional debe ser, en esencia, un transformador de estados mentales y síquicos -lo que debe reflejarse en su propio estado personal, tanto en imagen, como en actividades, habilidades, hábitos y propósitos-. Para tal efecto, los pilares de su perfil vocacional y humano, deben estar centrados en las siguientes características y competencias:

- Integridad física, mental y sicoemocional, integradas en hábitos sanos de nutrición, higiene y conservación de la salud.

- Alto nivel de destrezas, habilidades y rendimiento natural en sus capacidades físicas, unidas al gusto por el deporte, las actividades recreativas al aire libre, la competición sana, la naturaleza y todas las expresiones que enriquezcan el desarrollo del ser humano en todas sus esferas vivenciales.

- Capacidad de organización, gestión, cooperación, liderazgo, trabajo en equipo, toma de decisiones, habilidades de improvisación y sentido de integración en cada momento.

- Valores humanos esenciales, como: Estabilidad, espíritu de superación, positivismo, creatividad, responsabilidad, perseverancia -es decir, un motivador en esencia.

La formación académica de un Profesional del Deporte exige una amplia base de conocimientos -conceptuales e instrumentales- que posibiliten un óptimo ejercicio. Dentro de esta malla curricular, distinguimos las siguientes disciplinas: Ciencias Sociales, Idiomas, Instrumentos de Análisis e Investigación, Disciplinas de Formación Básica, Ciencias Pedagógicas y Psicológicas, Ciencias Biológicas, Disciplinas de Formación Básica y Especifica, Teoría y Metodología General de la Educación Física, Disciplinas del Ejercicio de la Profesión, Didácticas de la Educación Física, Educación Musical y Lúdica, Didáctica del Deporte, Recreación Física, Cultura Física para la Salud y Práctica Docente.

Las orientaciones inherentes a esta profesión la elevan a un ejercico de alta proyección laboral, que además responde a una ponderada demanda social, en todas su manifestaciones culturales y sociales, características de género, edad, necesidades personales y colectivas de recreación, salud e integración.

Estudiar Actividad Física y Deportes, en síntesis, deriva en una formación profesional del deporte que puede desarrollarse a nivel autónomo, estatal o privado -insertándose en una gran diversidad de ámbitos, primordiales para el desarrollo de cualquier comunidad y participando en una amplia red de organismos e instituciones, a nivel nacional e internacional.

Estudiar Personalidad y Motivación en el Deporte

Estudiar Personalidad y Motivación en el Deporte lleva al estudiante hacia un emprendimiento disciplinario que, en la actualidad, posee un amplio enfoque de investigación y estudios, referidos a la Psicología del Deporte y disciplinas afines, orientadas al mayor y mejor conocimiento de dos aspectos fundamentales en el desarrollo de las actividades deportivas que realiza aproximadamente un 70% de la población mundial. Estos aspectos de esencial interés implican una relación directa con el ser humano, por cuanto se refieren a los componentes de personalidad y motivación que sostienen nuestra naturaleza.

Indudablemente, tanto la Personalidad como la Motivación, se entienden como factores primarios en todo proceso de gestación humana, especialmente los referidos a la praxis y al vivencial empírico de las personas. Ambos factores poseen implicancias esenciales para el deportista y sus objetivos de rendimiento y superación -aunque, al hablar del ámbito deportivo y especialmente de la Psicología del Deporte, no constituyen los únicos puntos de interés y, además, no son necesariamente los más relevantes.

Si únicamente consideráramos la influencia de estos dos aspectos, toda investigación, estudio y proyecto finalizaría en considerar que la base de la personalidad ya se encuentra asentada y la motivación activada, de tal forma que no existiría otra posibilidad de aporte al momento de analizar y reconstruir propuestas de mejoramiento -situación que haría coincidir el desempeño del Psicólogo Deportivo con el del entrenador o coach o bien, terminaría por unificarlos, haciendo desaparecer una de estas disciplinas deportivas.

Sin embargo, advertimos que las manifestaciones del mundo del Deporte son, hasta el momento, ilimitadas -siendo el campo de estudio y aplicación de la Psicología del Deporte uno de los más amplios, por cuanto admite múltiples enfoques y metodologías, que no podemos reducir al simple análisis de la Personalidad y la Motivación.

Hoy en día, se sabe que los procesos de motivación en el desportista son presumiblemente conscientes, por lo cual se hace imprescindible abordar los aspectos inconscientes de la personalidad del deportista, que influyen sobre el aspecto motivacional que genera la actividad deportiva. Este complejo proceso sólo puede enfocarse a través de la mirada experta y el criterio de un profesional habilitado con la formación académica especializada en este ámbito -es decir, un profesional de la salud mental, un psicólogo idóneo, calificado y especializado.

Por todo, es imprescindible, conocer en profundidad, los diversos aspectos teóricos y metodológicos del campo de la Psicología General, de tal forma de generar formas de conocimiento científico y académico válidos en el terreno de la Psicología del Deporte y consecuentemente operativos e idóneos en el terreno de la praxis deportiva.

Al elaborar, constructivamente, la integración de los conocimientos sobre Psicología General, abiertos a un saber sistematizado, tenemos la base de la Psicología del Deporte, a la que debe sumarse una amplitud de conocimientos de especialización en el terreno deportivos, obtenidos por formación académica, porque, de lo contrarios, tendremos a muchos psicólogos aficionados al deporte, intentando conjugar su profesión con un gusto personal - una fusión que en la práctica es un quehacer desprovisto de disciplina, idoneidad y criterio científico.

Vivenciales humanos, en el ámbito del Deporte, como el fracaso, la superación y el triunfo competitivo implican y fusionan la subjetividad, tanto del deportista como del entrenador, unificando una mutua cohesión, y una nueva perspectiva en que el análisis situacional se mimetiza en la historia personal y común de cada uno, lo que condiciona los análisis de nuevas situaciones y metas competitivas -segunda implicancia que revalora la necesidad funcional de un profesional de la Psicología del Deporte, en toda actividad deportiva que se realice a nivel competitivo.

Estudiar Personalidad y Motivación en el Deporte abre infinitas posibilidades de formación académica, profesional y vocacional, por cuanto un amplio sector de la sociedad centra su tiempo de vocación, intereses personales y desarrollo de sus habilidades y motivaciones en torno al juego y al deporte.

Estudiar Deporte y Sociedad

Estudiar Deporte y Sociedad conduce al estudiante hacia la teoría del espíritu y actividad deportiva en integración con la sociedad, simbiosis esencial para que el Deporte sea expresado por el ser humano. Desde tiempos ancestrales, el elemento lúdico ha estado presente en la naturaleza humana, siendo la esencia intrínseca y original que anima el espíritu del juego y del Deporte. De acuerdo a la evolución de las civilizaciones y a las nuevas necesidades de la sociedad, se fueron sumando, al ejercicio del Deporte, nuevas percepciones afines a los cambios sociales que se iban generando, tales como las necesidades de fortalecimiento de la salud física y mental, la reivindicación de valores de exigencia, esfuerzo y rendimiento, diversión popular, competencia, etc.

De tal forma, es posible asimilar que el Deporte, en su plena naturaleza, constituye un aspecto integral e integrador en casi todas las culturas de la sociedad moderna, al tiempo que significa, para la persona, un medio que contribuye a su salud psicofísica y a la interacción social -un imprescindible elemento de desarrollo que lo acompañará en diferentes manifestaciones, a lo largo de to0da su existencia.

En la práctica, el Deporte se manifiesta a través de una naturaleza intrínsecamente social, puesto que se halla profundamente conectado a muchos aspectos de la vida social -tanto en sus instancias cotidianas, como sociales, culturales, económicas, etc.

El Deporte está unido a la sociedad y a la persona humana como ser social, por lo que nunca debiera ser considerado un fenómeno aislado de entretención de sectores populares o elitistas, debido a que todas las políticas de organización social repercuten en su desarrollo -situación que pone de manifiesto su naturaleza social, cultural y políticamente, integradora.

El Deporte, por tanto, evoluciona condicionando y siendo condicionado por múltiples factores, por lo cual al estudiar la conducta de una persona, en el ámbito deportivo, es importante tomar en consideración estas mutuas y recíprocas influencias.

Un ejemplo gráfico de la conección entre Deporte y Sociedad, lo hallamos en el fenómeno sociológico de la violencia manifestada en ciertos espectáculos de fútbol, -y aún fuera del campo deportivo, donde se ha llegado al homicidio de futbolistas o de "hinchas", únicamente por fanatismo o intolerancia a la crítica.

Tanto el fenómeno de la violencia como los múltiples modelos y estereotipos que genera el fútbol y muchas otras disciplinas deportivas, debieran ser intimamente investigadas y consideradas al momento de estudiar las demandas, protestas y necesidades subliminales de la sociedad vigente -teniendo en consideración este trasfondo social que la posibilita y condiciona.

Estudiar Deporte y Sociedad genera en el estudiante o investigador, una base de conocimientos deportivos, sociales, psicológicos y culturales que le permitirán desarrollarse como un agente de pensamiento crítico y reflexivo, así mismo, como un orientador o guía dentro de los contextos de educación en la actividades físicas y deportivas.