Estudiar la carrera de Psicoterapia


Elije de entre la lista de países donde estudiar Psicoterapia:

EspañaEstados UnidosIndiaMarruecosReino UnidoRusiaUcrania

Estudiar Psicoterapia se ha convertido en un tendencia vocacional y profesional de máxima elegibilidad, en respuesta a la progresiva demanda de nuestras sociedades actuales, vulnerables a los múltiples transtornos y afecciones psicosomáticas y emocionales derivados de la vida moderna.

Desde una perspectiva muy amplia, podemos entender la Psicoterapia como el proceso de atención sicológica que un profesional de la Psicología realiza en torno a un paciente que presenta perturbaciones de tipo sicoemocional, corporal, conductual, neurofisiológicas o sicosomáticas que le impiden realizar una vida normal, en cualesquiera de los ámbitos de su expresión vivencial.

El Psicoterapeuta es un sicólogo preparado en muchas escuelas y tendencias sicológicas. De acuerdo a su preparación y especialización y dependiendo del transtorno del paciente, sabrá aplicar las herramientas adecuadas para el tratamiento que prescriba su trabajo terapéutico, durante el propósito de recuperación del paciente.

En la actualidad, existe un progresivo avance hacia una orientación holística o integral de la Psicoterapia, integrada por escuelas clásicas como la Terapia Gestalt, la Psicoterapia Cognitiva y el Conductivismo -entendidas como las tres grandes líneas que dan estructura sólida a un tratamiento de necesidad psicoterapéutica.

Debido a la interrelación con aspectos intimistas del ser humano al que deberá atender, el Psicoterapeuta debe ser poseedor de un perfil humano y vocacional flexible, abierto y sujeto a una permanente introspección y capacidad de objetivación.

Conforme a esta necesidad, nos encontramos frente a un profesional que debe tender a la templanza y a la sutileza emocional, sin caer en la pasividad. Debe ser empático, más sin involucrarse emocionalmente, de modo de permitirle al paciente, la posibilidad de reformularse permanentemente -dentro de un ambiente exento de afirmaciones, aseveraciones, críticas o supuestos.

Rosemberg sintetiza la participación y el rol del Psicoterapeuta, a través de un íntegro perfil: "El terapeuta es la persona que realmente comprende las vacilaciones y debilidades del paciente y las acepta, sin intentar negarlas o corregirlas. Acepta, aprecia y valora al individuo íntegro, dándole, incondicionalmente, seguridad y estabilidad en las relaciones que necesita para correr el riesgo de explorar nuevos sentimientos, actitudes y conductas. El terapeuta respeta a la persona tal como es, con sus ansiedades y sus miedos, por lo que no le impone criterio alguno sobre cómo debe ser. Lo acompaña por el camino que el paciente mismo se traza y participa como elemento presente y activo en este proceso de auto creación, facilitando en todo momento la percepción de los recursos personales y de los rumbos seguidos en el camino, tal y como la persona los vivencia"

El ejercicio de la Psicoterapia, demanda conocimientos integrales en el área integral de la Psicología y la consecuente preparación académica o cognitiva en la formación Psicoterapéutica, que en general se refiere a conocimientos de: Psicopatología, Psiquiatría, Medicina Psicosomática, Psicología de la Salud, Psicoterapia en niveles breve y superior, Transtornos de Personalidad, Hipnosis Clínica, Transtornos del Comportamiento Alimentario, Psicodiagnóstico, Psicogeriatría, Psicofarmacología Clínica -entre una serie de conocimientos emergentes.

En nuestras sociedades actuales, la proyección laboral del Psicoterapeuta es inestimable, por cuanto la demanda de sus servicios constituye un tópico común en todas las culturas, niveles sociales, estratos generacionales, conceptos de género, actividades y ocupaciones laborales.

Su proyección la encontramos en diversas áreas - públicas y privadas- como la clínica, la educación, las relaciones de pareja, la ludo terapia, la dinámica de grupos (los famosos grupos de encuentro), etc. Cubre un amplio espectro de edades, desde niños de dos años hasta ancianos. Y esto es posible, creemos, porque el enfoque no directivo o centrado en el cliente constituye además de una técnica, aplicable a tal o cual problema, una concepción del ser humano y de las relaciones interpersonales.

Por todo, estudiar Psicoterapia constituye una de las opciones privilegiadas en el presente y futuro de nuestras sociedades modernas.