Estudiar la carrera de Gestión de Proyectos


Elije de entre la lista de países donde estudiar Gestión de Proyectos:

AustraliaAustriaDinamarcaEsloveniaEspañaEstados UnidosGreciaIndiaItaliaReino UnidoRusiaSingapurUcraniaZambia

Algunas culturas empresariales poseen mayor apertura a la inclusión del Proyecto al ámbito del trabajo que otras. Los altos directivos que planean introducir la disciplina de Gestión de Proyectos, o que desean mejorar el rendimiento del proyecto existente, deben prestar atención a los elementos culturales, estructurales, prácticos e institucionales que condicionan los diversos ámbitos de aplicación.

Las exigencias de Gestión de Proyectos para la calidad de información, la disciplina organizacional y la orientación de metas, requiere habilidades de trabajo en equipo, en vez de rígidas divisiones funcionales. Su enfoque principal se orienta hacia lo que aún no se ha realizado y hacia la naturaleza gestora, en lugar de los logros del pasado. No se trata, por lo tanto, de la movilización de las energías de los miembros de equipo, sino de la aplicación idónea de procedimientos, herramientas y técnicas.

Descripción de la carrera

La carrera de Gestión de Proyectos forma a profesionales en la disciplina de la planificación, organización, seguridad y gestión de recursos, con el propósito de culminar exitosamente las metas de un determinado proyecto y sus objetivos específicos.

Como disciplina académica, la Gestión de Proyectos desarrolla su campo de acción en diversas áreas de aplicabilidad, incluidas: Ingeniería, derechos civiles de construcción y sistemas de seguridad y defensa, a través de técnicas de planificación, uso del diagrama de Gantt y las cinco funciones del modelo de Fayol, como herramientas fundamentales de desarrollo y base del cuerpo de conocimientos relacionados con la Gestión de Proyecto.

El profesional de Gestión de Proyectos enfoca su accionar en una diversidad de tareas, a través de una construcción de alto nivel:

  • Llevar a desarrollo y término todos los objetivos planificados, respetando las restricciones del Proyecto preconcebido -alcance, tiempo y presupuesto.  
  • Optimizar la asignación y la integración de los insumos necesarios para cumplir con los objetivos predefinidos.
  • Hacer frente, con equipos y recursos flexibles, a las necesidades de la empresa.
  • Alinear los esfuerzos corporativos con la estrategia corporativa, a través de una planificación y organización de excelencia.
  • Desarrollar cualidades de iniciativa y eficacia en el equipo de Gestión, de tal forma de desarrollar una proyección a futuro.
  • Contribuir a la introducción de enfoques creativos e innovadores, en torno a la gestión de proyectos, aportando una visión universal y genérica, con conceptos de flexibilidad y adaptabilidad  de formas, naciones, lenguas y culturas.
  • Calidades del estudiante

    Transferencias académicas de enseñanza secundaria cursada, además de competencias y habilidades adecuadas para el área de desempeño profesional:

  • Excelentes habilidades de trabajo en equipo.
  • Calidades de enfoque.
  • Alta capacidad de gestión, organización, movilización y sentido práctico.
  • Resolución de problemas de alto nivel.
  • Agilidad y dinámica de gestión.
  • Responsabilidad y compromiso en el cumplimiento de metas y objetivos, entre otras calidades.
  • Planes de estudio

    La especialidad en Gestión de Proyectos se imparte en universidades, academias y centros de estudios de formación técnica, generalmente, a través de programas de estudios de tres años o de un semestre, en caso de estudios de pregrado en administración empresarial o área afín.

    La malla curricular incluye enfoques, conceptos y principios tradicionales, así como enfoques modernos centrados en la gestión y resolución creativa y en la aplicabilidad de herramientas propias de la tecnología informática, a través de software de administración y Gestión de Proyectos, específicamente diseñados para cada industria.

    Inserciones laborales y expectativas ocupacionales

    La Gestión del Proyecto ha sido una profesión reconocida desde aproximadamente la década de 1950, aunque la actividad esencial, de alguna forma, ha ocurrido a partir de los orígenes y evolución de la sociedad. Por lo mismo, se comprende su relevancia, prácticamente, en todos los ámbitos de emprendimiento humano, de allí que las inserciones del profesional o tecnólogo en Gestión de Proyectos tenga inserción en todas las empresas e industrias, especialmente las que poseen amplitud y extensión organizacional.

    Estudiar Administración en Gestión de Proyectos -Project Management (PM)- constituye una de las más modernas modalidades dentro del ámbito de la Administración. Como disciplina emerge de la necesidad de racionalizar las metodologías, generalmente aceptadas para ser aplicadas en Proyectos de organización de gestiones en diferentes industrias. El objetivo del enfoque de esta disciplina es entregar una visión y misión acorde y simultánea, respecto de las líneas generales y requisitos que direccionarán el Proyecto, dentro de un  tiempo, presupuesto y calidad aceptables. La realización es posible mediante la aplicación de estos procedimientos -establecidos como las mejores prácticas de Administración en Gestión de Proyectos-, junto a la aplicabilidad de las habilidades, herramientas y técnicas apropiadas.

    Para algunos, aún no es claro en cuanto a cómo la Administración en Gestión de Proyectos difiere de lo que conocemos como Gestión de Operaciones Convencionales. Para percibir las diferencias es preciso conocer una información general, en forma idónea. Las organizaciones, por lo general, realizan dos tipos de trabajo - los proyectos y las operaciones-. Estas dos modalidades, una en la planificación y otra en la acción, coinciden en la mayoría de aspectos, tales como: La participación de las personas en la realización del trabajo, la limitación respecto de los medios y recursos limitados, la participación en los procesos de planificación, ejecución, vigilancia y control.

    El aspecto principal que diferencia a unos de otros es el hecho de que los proyectos son temporales, mientras que las operaciones están en curso, permanentemente. Los objetivos de estas dos modalidades de trabajo son contrarios, debido a que la Administración en Gestión de Proyectos se orienta hacia la consecución de los objetivos predeterminados hacia una realización y culminación, mientras que las Operaciones de Gestión se orientan hacia la continuación del negocio y su operabilidad a través del tiempo. 

    Al igual que los ámbitos jurídicos, financieros y de recursos humanos, la Administración en Gestión de Proyectos es una profesión que toda organización y corporación precisa, debido a que cada organización posee un proyecto determinado y una necesidad de realización y proyección –característica que se está convirtiendo en uno de los pilares fundamentales en la configuración de toda empresa-. De hecho, en la actualidad, más y más organizaciones crean oficinas destinadas a Administración en Gestión de Proyectos para centralizar y proyectar las actividades de la organización.

    En la malla académica curricular de  un Administrador en Gestión de Proyectos no es necesario el conocimiento en ingeniería de software, tecnología de la información (TI) o conocimientos de especialidad en el ámbito de la industria en particular, en cambio, resultan imprescindibles aquellos conocimientos de comprensión global, especialmente los referidos a los procesos que dan origen, dirección y proyección al rubro laboral pertinente. Este carácter responde a la naturaleza de la Administración en Gestión de Proyectos, por cuanto su enfoque se expresa a través de un crisol de conocimientos, entre los cuales destacan por su relevancia: La gestión del alcance, la gestión del tiempo, el coste de gestión del presupuesto, la gestión de la calidad, la gestión del personal, la gestión de comunicaciones, la gestión del riesgo, la gestión de adquisiciones, la gestión de conflictos y la gestión de la integración.

    Uno de los desafíos más comunes en esta disciplina profesional es la presencia de conflictos entre estos factores, razón por la cual todo Administrador en Gestión de Proyectos debe poseer un idóneo sentido del equilibrio, de tal forma de ser capaz de sustentar directrices que mantengan todos los factores en sintonía por el bien del proyecto. Junto a esta capacidad, es fundamental el sentido de liderazgo, una gran cantidad de habilidades interpersonales y el entusiasmo frente a los objetivos que apuntan hacia el éxito.

    Estudiar Administración en Gestión de Proyectos conduce hacia una proyección laboral con grandes beneficios y atractivos, pero unidos a un amplio grado de responsabilidad –lo cual no impide un alto grado de competividad frente a una incesante demanda, especialmente desde los conglomerados y las organizaciones multinacionales.