Estudiar la carrera de Asesoría Fiscal


Elije de entre la lista de países donde estudiar Asesoría Fiscal:

EspañaEstados UnidosFranciaUcrania

El ámbito de los impuestos de una nación se encuentre en íntima interrelación con una innumerable serie de organizaciones profesionales, tales como: Asesores fiscales, abogados, asesores financieros, consultores del IVA, inspectores y supervisores de aduanas, abogados de impuestos, investigadores de impuestos, fiscalizadores internacionales, consultores de pensiones, agentes de capital de riesgo y valoración, editores de impuestos, instructores para formación en impuestos, contratistas de impuesto, entre muchas otras áreas.

Los procesos referidos a fiscalidad, son, no obstante, una de las mayores preocupaciones del común de la población mundial, especialmente al momento de declarar o justificar impuestos derivados de diversas gestiones. La Asesoría Fiscal, por lo mismo, posee una de las mayores demandas en este ámbito global, además de enfocarse en la orientación de muchos otros aspectos fiscales de la ciudadanía.

Descripción de la carrera

La carrera de Asesoría Fiscal forma a expertos profesionales con conocimientos y experiencia idónea para orientar a las personas –en calidad de ciudadanos-  en torno a gestiones referidas a: Impuesto sobre plusvalías, impuesto sobre sucesiones, impuestos al valor agregado IVA, formularios de recaudación de impuestos, investigaciones fiscales, evasión de regímenes fiscales, régimen de cuota, albaceazgo, fideicomisos, domicilio, residencia, derechos de la tierra, impuestos de sellos, impuestos a la propiedad, derechos de aduana, seguros de las contribuciones nacionales, entre otras gestiones.  

Calidades del estudiante

Los estudiantes que deseen orientarse en esta profesión deben tener la transferencia académica de educación secundaria cursada y, preferentemente, estudios previos de contabilidad. Las competencias y habilidades idóneas para iniciar estos estudios, son:

  • Habilidades matemáticas de excepción.
  • Capacidad de aprendizajes integrados en torno a muchas materias.
  • Pensamiento analítico y objetividad de percepciones.
  • Enfoques prácticos y resolutivos.
  • Alto grado de compromiso y responsabilidad.
  • Discreción y rapidez de gestión.
  • Habilidades de comunicación.
  • Habilidades retóricas de diálogo, persuasión y claridad.
  • Nivel de relaciones interpersonales de calidad, entre otras características.

    Planes de estudio

    La obtención de un título de formación es vital para una exitosa carrera en la Asesoría Fiscal. Este título puede corresponder a una función de desempeño –propio de algunas gestiones profesionales de Ciencias Contables, Abogacía o Económicas, entre otras.- En otras ocasiones, corresponde a un programa de de especialidad que imparte un diploma avanzado en Fiscalidad Internacional.

    El cuerpo de fiscales que regulan el Colegiado o Servicio de Impuestos y la Asociación de Técnicos de Hacienda de cada país, mantienen estándares y programas de formación, organizando conferencias de capacitación, grupos para la mejora y simplificación de la legislación fiscal y proyectos gubernamentales en torno a la fiscalidad.

    Inserciones laborales y expectativas ocupacionales

    El entorno fiscal está en constante cambio, las necesidades comerciales de los clientes son fluidas y el papel de un Asesor Fiscal -para que coincida con las necesidades de ambos- consiste en encontrar la mejor solución para el cliente. Cualquier persona que sobresale en este reto, puede esperar excelentes inserciones laborales, responsabilidad temprana y excelente nivel de remuneraciones.

    La profesión del Asesor Fiscal ofrece una variedad de desempeños, tanto a través del contacto con el cliente, como a través de proyectos y cálculos técnicos, en los cuales el Asesor debe ser capaz de interpretar la legislación compleja, construir  persuasivos argumentos lógicos y  comunicarse excepcionalmente bien con los clientes. Sobre esta base de gestión y diálogo, sus desempeños pasarán a ser autónomos o en asociación con otros expertos en contaduría y fiscalidad e, incluso, el nivel de su atención ascenderá a entidades empresariales y corporativas de prestigio.