Estudiar la carrera de Cursos de Idiomas e Inmersión Cultural


Elije de entre la lista de países donde estudiar Cursos de Idiomas e Inmersión Cultural:

AlemaniaArgentinaArmeniaAustraliaAustriaBélgicaBoliviaBrasilBulgariaCanadáChileChinaColombiaCorea del SurCosta RicaCroaciaCubaEcuadorEgiptoEsloveniaEspañaEstados UnidosFijiFilipinasFinlandiaFranciaGreciaGuatemalaHondurasHong KongHungríaIndiaIndonesiaIrlandaIsraelItaliaJapónKenyaLetoniaLituaniaMaltaMarruecosMéxicoNepalNicaraguaNueva ZelandaPanamáPerúPoloniaPortugalReino UnidoRepública ChecaRepública de SudáfricaRepública DominicanaRusiaSerbiaSingapurSueciaSuizaTailandiaTrinidad y TobagoTurquíaUcraniaUruguayVenezuelaYemen

Estudiar Idiomas e Inmersión Cultural constituye una de las actividades más privilegiadas entre os estudiantes de todo el mundo, en respuesta al inimaginable beneficio personal, académico, cultural y profesional que conlleva su estudio. La lengua o idioma, con todas sus variaciones dialectales, registros y modalidades, implica un aprendizaje globalizado que involucra una inmersión cultural. Para comprenderlo, debemos analizar algunos aspectos esenciales de su carácter, funcionalidad, objeto y estructura.

La lengua posee múltiples propósitos, no siempre funcionales, en la práctica de la interacción social, pero existentes y esenciales, al momento de un dominio pleno del idioma que aprendemos -materno o extranjero-. Podemos sintetizar estos propósitos en funciones básicas, comunes a todas las lenguas y a todas las culturas. Nos referiremos a las que debemos conocer y comprender, a fin de enfrentar un mundo que empieza a explorar en sus habilidades interculturales.

Desde que nacemos, todo ser humano tiene la necesidad de apelar o nombrar el mundo que explora y descubre. Debe comprender la relación entre la voz (fonema), ser o cosa nombrada (referente) y su significado, dentro de un contexto. Esta función apelativa va unida a la función referencial, que nos propone un mundo o referente al cual nombrar -procesos que nos indican, en forma evidente, que el aprendizaje de la lengua es ante todo un aprendizaje contextual.

Ambas funciones lingüísticas se manifiestan naturalmente, en la medida en que el niño va evolucionando y reconociendo una interacción con su lengua materna, en sus modalidades de habla y escritura -de tal modo tiene acceso a pensar y expresar, en forma hablada o escrita, dentro de una normativa gramatical aprendida en medios sistemáticos o informales.

Otros procesos, metalingüísticos, como los de comprender, crear, interactuar y comunicar nos conducen hacia clave del propósito actual de la enseñanza de la lengua, cual es la comunicación a partir de nuestras propias habilidades culturales, con una sociedad que cada día se multiculturiza, a pasos agigantados, en función de un mundo globalizado que demanda el dominio de habilidades interculturales.

Dentro de esta demanda, el dominio de la propia lengua materna, además de una segunda y hasta tercera lengua extranjera, es vital, al momento de construir habilidades interculturales que nos permitan comunicarnos con nuestro entorno y acceder a nuevas perspectivas de formación cultural, académica, profesional, laboral, entre muchos otros ámbitos de desarrollo personal y social.

El aprendizaje de las lenguas en mayor evolución y expansión, como lo son la lengua inglesa y española, convierten al estudiante o profesional actual en una persona con habilidades interculturales y perspectivas reales frente a un mundo en constante transformación y demanda de adaptación y flexibilidad personal y colectiva.

Estudiar Idiomas e Inmersión Cultural aporta a un curriculum multicultural que nos ofrece la posibilidad de adoptar valores universales de respeto, convivencia y conciencia cívica, ofreciendo puertas de acceso hacia el progreso académico, profesional y cultural. Una razón con verdadero propósito para perfeccionar la lengua materna y las lenguas extranjeras de mayor repercusión en un mundo cada vez más interconectado lingüística y culturalmente.