Estudiar la carrera de Diseño de Interiores


Elije de entre la lista de países donde estudiar Diseño de Interiores:

ArgentinaAustraliaAzerbaiyánBahreinBangladeshBoliviaCanadáChileCorea del SurEcuadorEl SalvadorEmiratos Árabes UnidosEspañaEstados UnidosFranciaHungríaIndiaIrlandaItaliaMéxicoNicaraguaNueva ZelandaPoloniaReino UnidoRepública de SudáfricaRepública DominicanaSingapurTurquíaUruguay

Estudiar Diseño de Interiores orienta al estudiante hacia el sentido global y sustentable de los conceptos referidos a la residencia del ser humano. Toda residencia supone algo más que una simple edificación y que la posibilidad de un espacio vital para habitar o residir. En la actualidad, los conceptos de casa, residencia, hogar y morada, etc., se encuentran con percepciones que nos conducen hacia conceptos nuevos. La ornamentación, la decoración y el diseño de interiores obedecen a algunas de estas propuestas.

Aunque algunas personas prefieren decorar su hogar o su área de trabajo, en un estilo personalizado o simplemente "a su manera", lo cierto es que para la mayoría de las personas resulta de vital importancia -especialmente si no poseen conocimientos sobre decoración- recurrir, a un profesional experto en la modalidad del diseño, cuando emerge la necesidad de decorar un lugar en particular.

Un Diseñador de Interiores posee la capacidad exquisita y asertiva de reunir los elementos y jugar con las formas, colores, matices, texturas y espacios, creando de esta forma, más allá de un estilo original y personalizado, un ambiente intimista y único y, en muchas ocasiones, una espléndido diseño de arte interior. Así, a pesar del aumento de la popularidad de todo tipo de objetos personalizados, como mesas y lámparas de intrincados y originales propuestas –preparados para implantar con su sola presencia, un estilo- lo cierto es que el criterio y la mano de un Diseñador de Interior es apreciado por muchos.

Pese a que el Diseño de Interiores constituye una apreciada profesión desde el siglo XX a nuestros días, lo cierto es que, como actividad, ya existía alrededor del año 1700, cuando ejercían –con otras nominaciones de oficio -hermoseando la apariencia de las mansiones de la nobleza en general-. Por lo mismo, la idea de tener un Decorador de Interiores entre la servidumbre personal fue muy popular en Europa Occidental, especialmente en Gran Bretaña, Francia e Italia –de allí su denominación de Decorador de Interiores-. Otra curiosidad la constituía el hecho que la mayoría de Decoradores de Interior del pasado eran varones, pues realizaban la función de embellecimiento del espacio con mejor y mayor precisión, según el criterio y la usanza de la época.

En esencia, la actividad realizada por un Diseñador de Interiores consiste en crear un estilo de belleza, armonía y bienestar en los espacios interiores, generalmente de espacios destinados a servir como hogares. Junto a un ambiente que aporte originalidad estética y personalidad, el Diseñador de Interiores aporta al espacio un flujo de dinamismo y movimiento, de tal forma que los espacios interiores hablen de un vida intimista dentro del espacio personal y en muchas ocasiones intimista y hermético. De esta forma, la función esencial del Diseñador de Interiores es transformar los sitios despersonalizados en espacios con personalidad, estilo y armonía, pero, especialmente, conoriginalidad personal.

En primer lugar, un Diseñador de Interiores tiene que evaluar el lugar, apreciar rincones y grietas que pueden necesitar de fijación y luego estructurar un plan o diseño de propuesta general. Generalmente, el Diseñador de Interiores solicita al cliente la referencia respecto de sus preferencias, previo a la aplicación del diseño y la orden del mobiliario y los elementos de decoración. De esta forma, se deduce que un Diseñador de Interiores no es sólo idóneo con todo lo referente a lo artístico, sino que además, debe serlo, por protocolo, en todos los procesos de interacción y acuerdo social.

Los Diseñadores de Interiores, esencialmente, confían en sus instintos a la hora de elegir los muebles, el color y la iluminación adecuada para llevar a cabo un proyecto. Con el aumento de programas de televisión, revistas y libros -donde se viven los escaparates más intensos y coloridos creados por los mejores Diseñadores de Interior del mundo- se ha promovido un mayor interés, conocimiento y aprecio por esta creativa disciplina y prometedora profesión.

Estudiar Diseño de Interiores constituye una opción de vanguardia académica y profesional, dentro del contexto de una sociedad que precisa de asesoría en múltiples aspectos -especialmente en los referidos a buen gusto y estética relacionada con los espacios personales y colectivos que frecuenta.