Estudiar la carrera de Estudios sobre conflictos


Elije de entre la lista de países donde estudiar Estudios sobre conflictos:

ArgentinaCamerúnCanadáColombiaEspañaEstados UnidosIndiaPaíses BajosRusia

Los Estudios sobre Conflictos, Conflictología, Paz y Conflicto encierran una compleja integración de actividades, deberes y derechos que se proyectan a partir de la Acción Humanitaria, porque en esencia, ése es su enfoque puesto en la práctica.

Dichos estudios, involucran conceptos y valores de solidaridad, cooperación, ayuda solidaria, derechos humanos y una sutil gama de aspectos sociales, que dicen relación con los procesos de carencia y desigualdad de las poblaciones aquejadas por la miseria, el hambre, la guerra, las catástrofes y las contingencias con excepción de derechos a las cuales son sometidos, especialmente los más desvalidos, débiles e indefensos.

Estas actividades profesionales se agrupan bajo diferentes denominaciones: Conflictología, estudios de paz, cooperación, ayuda internacional, entre otras -aunque en líneas generales siempre se refieren a los esfuerzos de profesionales occidentales en el extrajero-para promover el bienestar de la gente en territorios donde las condiciones son menos favorables y más violentas, y el conflicto o la desigualdad son frecuentes.

De tal forma, lo que en un principio se inició como una necesidad humanitaria en tiempos de crisis, se ha ido convirtiendo en una demanda social a nivel universal, que exige un enfoque global de tipo vocacional y profesional. Dentro de este concepto emergente, debemos, por tanto, comprender que la Acción Humanitaria ya conforma un tipo de profesión multifacética, que enfoca aspectos bio, psico y socio sanitarios, de Derecho y múltiples ramas que se relacionan con un enfoque humanitario orientado a respetar la biodiversidad.

El profesional de Acción Humanitaria puede ser un Médico, abogado, sociólogo, sociólogo, educador, etc. que posea las características de vocación y perfil sicológico, conjuntamente con los conocimientos pertinentes, respecto de las condiciones socioculturales y humanas que surgen de los vivenciales territoriales en los que promoverá sus proyectos y ofrecerá sus servicios especializados.

Para tal efecto, las orientaciones que elija lo llevarán a ejercer su trabajo en grandes o pequeñas organizaciones; en terreno mismo o bien en forma indirecta -en acción extranjera, como ejecutor o como gestor de redes de acción.

Un profesional de esta índole debe ser sano y equilibrado –física, mental, sicoemocional y espiritualmente-. Debe poseer una objetividad de criterio y acción, independiente de sus bases políticas y religiosas, de tal forma de no manipular una visión o interpretación respecto de una cultura extranjera, dañada en su indefensión. Todo este quehacer exige:

Respeto, espíritu solidario, comprensión, asertividad, excelente nivel de interrelaciones humanas, capacidad de fomentar espacios de desarrollo, fortaleza psíquica, capacidad de integración, superación frente a la frustración, creatividad y acción de vanguardismo y previsión.

Además, los trabajadores humanitarios extranjeros deben tener siempre la máxima cantidad de información y estar preparados para leer e interpretar diferentes estilos de comunicación (social, política, académica, periodística, económica, etc.)Tienen que estar dispuestos a escuchar en diferentes niveles (desde una persona específica que pide ayuda, hasta un político). Tienen que entender qué se ha hecho explícito y qué ha sido omitido, interpretando silencios y promesas, y evitando la manipulación.

Un profesional de Acción Humanitaria debe poseer una impecable formación profesional, especialmente en las disciplinas que posean mayor capacidad de reinsertar a los afectados en un contexto de bienestar, derecho a recursos básicos, autonomía, integridad física, psíquica y social, como: Medicina, Sociología, Psicología, Derecho Jurídico, Economía, Educación, etc. Esta base esencial de profesionalismo debe ir unida a amplios conocimientos teoricoprácticos de sociocultura, generalmente seminarios o diplomados de preparación profesional académica, para enfrentar la Acción Humanitaria en una contingencia específica.

Tratándose de una profesión emergente , que responde a la demanda de redes humanitarias y pacifistas del norte y sur del planeta, la Acción Humanitaria ha superado sus orígenes de voluntariado y espíritu de misión, tomando una sólida estructura que promete una profunda, rica y multiplicada proyección laboral -especialmente si trasciende los intereses personales de muchas instituciones gubernamentales y no gubernamentales, que en si mismas no cumplen un enfoque rigurosamente profesional.