Estudiar la carrera de Antropología Aplicada


Elije de entre la lista de países donde estudiar Antropología Aplicada:

EspañaEstados UnidosIndiaMéxico

Estudiar Antropología Forense constituye una excelente opción vocacional, académica y profesional, puesto que se trata de una profesión de gran vigencia y constante transformación, adscrita a las necesidades de la sociedad y a la aplicabilidad interdisciplinaria con muchas otras ciencias y profesiones.

Descripción de la carrera

La carrera de Antropología Forense corresponde a una profesión orientada hacia un campo científico que forma en la aplicación de técnicas y conocimientos antropológicos, dentro de un ambito contextual jurídico, social y cultural. A través de este enfoque de aplicación, el estudiante accede a conocimientos específicos de osteología -biología y anatomía ósea- que posibilitan los procesos de identificación y autentificación de causales de muerte en relación a restos óseos, así como instancias de recuperación de restos arqueológicos, aplicando las metodologías y tenicismo específico.

En la praxis de la carrera, debemos comprender al Antropólogo Forense como el profesional especialista en peritaje de carácter forense, encargado de la investigación de restos óseos humanos, dentro de un entorno y contexto. Aunque, en la descripción de sus funciones, coexisten procesos más complejos relacionados con la identificación -edad, sexo, talla, filiación racial, rasgos personales y proporciones corporales-; determinación de causas y circunstancias de muerte -procedimiento de osteo-biografía-, correspondiente a una biografía biológica antemortem que reconstruye la forma de vida, hábitos y enfermedades  de la víctima con anterioridad a su deceso.

Calidades del estudiante

Unida a una formación precedente de tranferencias académicas en el sestema educativo tradicional, el estudiante debe ser poseedor de habilidades y competencias decisivas al momento de optar por esta formación profesional, como razonamiento analítico, espíritu crítico, investigación comparativa, agudeza, sentido de observación, objetividad, equilibrio frente a la muerte, interés por la lectura y temáticas judiciales, buen nivel en la asimilación de información, criterios de opinión flexibles, espítu investigativo, excelente disposición a la resolución de problemas, entre otras calidades.

A los estudiantes que se sienten atraídos por esta especialidad, les resulta de vital importancia haber cursado una base de estudios relacionados con la Antropología general, Arqueología, Medicina, Biología, Criminalística o áreas análogas.

Planes de estudio

La carrera de Antropología Forense es impartida por universidades acreditadas de todo el mundo, con características adecuadas a los sistemas judiciales pertinentes a cada país. La formación de pregrado es de cuatro años en dos ciclos, el primero de los cuales ofrece las materias de asignatura compartidas en el ámbito general de la Antropología y un segundo ciclo dirigido hacia las orientaciones en particular. A este plan único de estudios se agrega una año más para obtener la certificación académica en licenciatura en Antropología Forense

Las orientaciones que ofrece la Antropología Forense pueden ser consideradas desde una incursión multidisciplinaria con otras profesiones, de tal forma, se distinguen, antropología biológica, criminalística forense, tafonomía forense, entre otras interdisciplinas. Desde el enfoque de las   ciencias antropológicas, se distinguen antropología forense biológica, arqueología forense y antropología cultural forense. En síntesis, rocedimientos y metodologías utilizadas por la Arqueología, la Tafonomía Forense y la Antropología Física forense en torno a la investigación respecto al proceso tanatológico.

Inserciones laborales y expectativas ocupacionales

La mayoría de antropólogos forenses son profesores universitarios que trabajan en casos asignados por centros universitarios -cátedras, casos de investigación o intervenciones jurídicas, entre otras asignaciones-. Algunos trabajan, o como consultor autónomo o como afiliado privado o estatal- por ejemplo, en una oficina del examinador médico o en un laboratorio gubernamental. Muchos antropólogos forenses ofrecen sus servicios a las agencias de seguridad, coroneles y médicos forenses. Sin embargo, una agencia no tiene acceso a ellos, debido a que los expertos pueden ser encontrados en las grandes universidades, en museos y en algunas oficinas de médicos forenses.

En un amplio sentido, la Antropología Forense es la aplicación de la ciencia de la Antropología Física en el ámbito del proceso legal. La identificación de los esqueletos, o restos óseos humanos en estado de descomposición -lleguen o no a ser identificados- forma parte de un procedimiento e investigación fundamental, tanto por razones legales como humanitarias.

Los Antropólogos Forenses aplican normas técnicas científicas desarrolladas por la Antropología Física para identificar los restos humanos y, de esta forma, poder contribuir en la detección de la delincuencia. Durante el desarrollo de su ejercicio profesional,  suelen trabajar en conjunto con un equipo multidisciplinario conformado por patólogos forenses, odontólogos e investigadores de homicidios, de tal forma de lograr identificar a una persona en estado postmortem, junto con descubrir las evidencias que rodearon el intervalo de muerte. Además de ayudar en la localización y recuperación de los restos identificados, los Antropólogos Forenses  prosiguen una ardua labor de peritaje para determinar edad, sexo, ascendencia, estatura y características óseas singulares de la victima.

¿Cómo funcionan los antropólogos forenses con otros expertos en la investigación de ldiversos tipos de casos? La participación varía, dependiendo de la naturaleza del caso, pero a menudo el primer paso es ayudar en la localización y recuperación de los cuerpos en los depósitos. Esto, por cierto, es un aspecto relativamente nuevo en el trabajo Antropológico Forense, ya  que la mayoría de ellos hasta hace una década, sólo se dedicaba a la realización de análisis de laboratorio. Es lógico, sin embargo, que el contexto en que se descubre un cuerpo puede ser importante para la evaluación de los restos, incluidas las marcas en los huesos, la cantidad de tiempo que ha transcurrido desde la muerte, etc.

En la búsqueda de una fosa clandestina, los Antropólogos Forenses deben formar parte de un equipo de expertos que buscan cambios, alteraciones e indicadores en el entorno. Este equipo está siempre bajo la dirección de una agencia del orden público a cargo del caso, para que la investigación no se vea comprometida por voluntarios mal informados, que lleguen a la escena para ayudar. Naturalmente, una perturbación en el medio ambiente no significa necesariamente que una tumba ha sido descubierta. Toda la documentación alusiva a la evidencia es importante para que en un caso judicial se conozca, exactamente, cómo ésta se ha procesado, por quién, por qué motivos y cómo los distintos procedimientos pueden o no contribuir a resolver un crimen.

Una visión amplia de sus funciones conduce hacia procesos específicos conocidos como: Elaboración un inventario y perfil, determinación de sexo y raza, edad, estatura, peso, temperatura, características óseas, estimación de tiempo de muerte, determinación de formas y causas de muerte, estimaciones basadas en los factores ambientales. La investigación en torno a los datos adquiridos debe establecerse con el fin de hacer una identificación de los restos, determinar la forma y la causa de muerte y, en caso de homicidio, identificar al asesino.

Las modalidades laborales de un Antropólogo Forense son tan variadas como el índice de crímenes, personas y lugares en que inciden circunstancias de muerte e investigación. Pueden ser llamados para identificar los huesos y fragmentos óseos derivados de atentados terroríficos, accidentes colectivos, catástrofes naturales, urnas de restos no identificados –almacenados en las universidades y museos, a veces, durante cientos de años.

Su inserción se extiende desde el área de la docencia universitaria, la inserción en departamentos policiales, organismos de investigación criminalística, laboratorios científicos, granjas de investigación, servicio para parques nacionales, etc. De igual forma puede trabajar en forma independiente como médico forense o al servicio de funciones militares.