El Palacio Real de Madrid

Tourismo

El hermoso y majestuoso Palacio Real de Madrid, es uno de los sitos más representativos de toda la Europa occidental, siendo el palacio real con mayor extensión ubicado en ésta zona, puesto que éste palacio cuenta con una extensión de con 135.000 metros cuadrados, acompañados por la grande e inmensa cantidad de más de 2800 habitaciones.

El palacio por mucho tiempo fue la residencia de los reyes de España, pero para el año de 1930 se dejo de utilizar como residencia de la corona española y paso a ser el lugar en el cual se realizan las ceremonias de gran importancia, como las ceremonias de estado. Vale la pena resaltar que el Palacio Real de Madrid es considerado aún en la actualidad como la residencia oficial de la realeza.

Pese a lo anterior el palacio tiene más una connotación de carácter formal, puesto que los reyes y toda la familia real residen en el Palacio de la Zarzuela, considerando que aquel lugar –El palacio real de Madrid- les limita en gran medida de su privacidad, puesto que es un punto de gran referencia cultural. Mientras que el palacio de la Zarzuela se encuentra a las a afueras de Madrid. Es por ello que el Palacio Real de Madrid queda supeditado a la realización de las actividades ceremoniales del estado.

Realizando mención sobre el pasado del palacio, se comienza por los orígenes, de tal manera el Palacio Real de Madrid, que también es conocido como el palacio de oriente se construyo sobre una antigua fortaleza musulmana, la cual era de uso defensivo. De esta forma los orígenes se remontan al siglo IX cuando estaba presente el reino musulmán de Toledo. Con el pasar del tiempo se instalaron los reyes de Castilla, de tal manera para el siglo XVI se construyo el antiguo de Alcázar de los Austrias.

A pesar de la construcción de la edificación anteriormente mencionada, pronto desaparecería, debido a que fue victima en el año de 1734 de un incendio, con lo cual se destruyo la gran mayoría de las instalaciones del palacio, este hecho aconteció el día de navidad o noche buena, sin embargo no fue un gran problema para Felipe V, puesto que la antigua edificación no era del total agrado y siempre había deseado realizar una construcción propia, que fuera una muestra de su poder durante su reinado, así al paso de poco tiempo comenzaron las obras de construcción del nuevo palacio, pero éste no estuvo terminado para el tiempo de vida de quien había mandado a realizarlo, ni tampoco al sucesor de éste, de tal manera el primer rey en instalarse en el Palacio Real de Madrid fue Carlos III en el año de 1764.

El estilo que acompaño la construcción del Palacio Real de Madrid es el barroco, aunque ya se presenciaban rasgos del estilo arquitectónico neoclásico, toda la construcción tiene una forma abovedada, el cual fue hecho en granito, piedra caliza y ladrillo, con la intención de prevenir posibles riesgos referentes a incendios.

El Palacio Real de Madrid el cual posee gran belleza interna como externa, se diferencia en gran medida de otros palacios de la Europa actual, pues a diferencia de otros lugares similares, no es un recreación de algún palacio que ya pertenece al pasado, sino que es el resultado de los toques originales dispuestos por cada rey que ha pasado por allí, pues cada uno aporto un elemento original propio de las épocas de vida y las vivencias y estilo que acompañaron los periodos de reinado, de tal manera éste palacio tiene un toque propio que le brinda mayor belleza, puesto que representa un palacio con vida propia y que además recrea perfectamente las vivencias y gustos de los diferentes reyes.