Historia en Espana

Historia

En el año 1868 se descubrieron pinturas en una cueva de las montañas Cantábricas, al norte de España. Estas pinturas datan del año 15,000 hasta el 8,500 antes de Cristo y muestran bisontes, jabalíes y otros animales que la gente de aquella época cazaba. Fueron pintadas por los primeros habitantes de España y están consideradas como uno de los mejores ejemplos de arte en cuevas de todo el mundo.

Los siguientes habitantes que vivieron en España fueron los Ibéricos. Llegaron del norte de África, cruzando el Mar Mediterráneo hasta llegar a España, alrededor del año 3,000 AC. Construyeron pequeños pueblos y ciudades, donde cultivaban la tierra y trabajaban como expertos obreros metalúrgicos, alfareros y escultores. Cerca de 2,000 años más tarde, Los Celtas llegaron de Europa a España, haciéndose camino a través de los Pirineos, en el norte. Después de establecerse en Galicia, al noroeste de España, empezaron a criar ganado y cultivar la tierra.

Los Fenicios y los Griegos

Los Fenicios llegaron a España desde la parte este del Mediterráneo, alrededor del año 1,000 AC y se establecieron a lo largo de la costa este de España. Llegaron buscando minerales valiosos como oro, plata, estaño y cobre. Unos siglos más tarde llegaron los Griegos y se establecieron en el noreste. Los colonos Fenicios y Griegos enviaron por barco comida de España, pescado, sal, minerales y cerámica a las gentes de sus propias tierras. A su vez, ellos también introdujeron muchas de sus comidas a los españoles, como las uvas y aceitunas, que hoy en día todavía se cultivan en España.

Los Cartagineses y los Romanos

Ejércitos de Cartagena, al norte de África, empezaron a llegar a España tras el año 400 AC, buscando territorio que ocupar. En el año 206 AC, los Romanos llegaron a España para luchar contra los Cartagineses por el control de la región. Ganaron la batalla e impusieron leyes y una única lengua en la mayoría de la tierra, el Latín. Durante los próximos 600 años, oleadas de Romanos llegaron para vivir en España, donde construyeron ciudades, templos, teatros al aire libre, carreteras y acueductos. Algunas de las personas de Roma eran Cristianos, mientras que otros eran judíos. Los Cristianos seguían las enseñanzas de Jesucristo, el cual creen es el hijo de Dios. Los judíos siguen las enseñanzas de Dios, las cuales están escritas en su libro santo, el Torah.

Los Visigodos

Hacia el año 400 DC, tribus del norte de Europa empezaron a atacar España. Una de estas tribus, los Visigodos, derrotaron a los Romanos en el año 409, tomando el control de la parte norte de España. Los reyes Visigodos adoptaron el Cristianismo de los Romanos y forzaron a los ciudadanos judíos a convertirse a él. Los próximos 300 años fueron una época oscura en la historia de España, marcada por batallas en diferentes regiones y una falta de leyes y orden. Las ciudades comenzaron a desmoronarse. El país estaba débil y vulnerable a la invasión.

Los Moros y el Islam

Los Moros, del norte de África, desembarcaron en Gibraltar, al sur de España, en el año 711. Les llevó menos de 7 años conquistar toda España, excepto por algunos reinados Cristianos en el norte. Los moros gobernaron España por los próximos 800 años. Se asentaron principalmente en el sur del país, en la región que se conoce hoy como Andalucía.
Los Moros tuvieron una gran influencia en la vida en España. Las tierras de labranza crecieron cuando los Moros introdujeron sofisticados métodos de irrigación. Los Moros construyeron hermosos palacios, baños públicos, escuelas y jardines. Introdujeron en España la religión del Islam, practicada por los Musulmanes. Los Musulmanes creen en un solo Dios, Alá y su profeta, Muhammad. Muchos españoles se hicieron Musulmanes durante el reinado de los Moros, a pesar de que a los Cristianos y Judíos se les permitía seguir sus propias creencias religiosas. Los Moros eran también muy sabios sobre las matemáticas y la ciencia. Bajo el reinado de los moros, España se convirtió en el centro de cultura y aprendizaje.

La Reconquista

Eventualmente, los reinos Cristianos en el norte de España empezaron una larga batalla para recuperar de los Moros el país. A este período, desde el año 718 al 1491, se le conoce como la Reconquista. Los dos reinos más poderosos al norte de España eran Castilla y Aragón. Cuando la Reina Isabel de Castilla y el Rey Fernando de Aragón se casaron en 1469, unieron sus fuerzas. Isabel y Fernando echaron finalmente a los Moros fuera de España cuando capturaron el reino de Granada, la última fortaleza de los Moros, en 1492.

La Inquisición Española

Fernando e Isabel practicaban una denominación del Cristianismo llamada Catolicismo Romano. Ellos insistían en que todos en España practicaran el Catolicismo. Mezquitas y Sinagogas fueron destruidas y reconstruidas como iglesias. A los Judíos y a los Musulmanes se les dio una elección: convertirse al Catolicismo o dejar España. Los que eligieron convertirse eran aún perseguidos. Los Musulmanes convertidos eran forzados a vivir en unas ciertas zonas rurales. En 1478, Fernando e Isabel establecieron la Inquisición, una corte encargada de investigar si la gente practicaba el Catolicismo Romano. Los que no se habían convertido o los que su fe era cuestionada, se les enviaba fuera de España, se les castigaba severamente o eran ejecutados. Cinco mil personas fueron ejecutadas en los primeros 50 años de la Inquisición, que finalmente acabó en 1834.

Exploradores y Conquistadores

En 1492, la Reina Isabel pagó para que un explorador italiano, Cristóbal Colón, buscara una nueva ruta por mar hacia la India. La Reina quería acceder más fácilmente a las especias Indias y otras riquezas. Cuando el barco de Colón desembarcó en una de las islas de las Bahamas, en vez de la India, se volvió el primer explorador Europeo en ver parte de América. Después de que Colón volviera a España, la Reina Isabel pagó a otros exploradores españoles para que trajeran a España riquezas de las Américas. Estos españoles aventureros y conquistadores, fueron conquistaron gradualmente México, América Central, partes de Estados Unidos y partes de Sudamérica. De estos territorios conquistados trajeron en barcos a España oro, joyas y metales preciosos. También trajeron cacao, maíz y patatas a España, convirtiéndola en una de las naciones más ricas del mundo.

La Armada Española

En 1588, el Rey de España envió para invadir Inglaterra, una flota de 133 barcos, llamada la Armada. Casi la mitad de estos barcos se hundieron en las tormentosas aguas o luchando contra la marina Británica. Esta fue la mayor derrota de España y marcó el comienzo de una lenta decaída del poder de España. Uno por uno, los territorios extranjeros recuperaron su independencia.

La Guerra Civil Española

Por 400 años España fue una monarquía, gobernada por reyes y reinas. En 1931 España se convirtió en una república, en la que los ciudadanos elegían su gobierno. La gente que apoyaba a este nuevo gobierno eran llamados Republicanos. En 1936, el General Francisco Franco, dirigió el ejército español en una revuelta contra el nuevo gobierno, porque quería que el país fuera llevado de una manera más tradicional. A Franco y la gente que luchaba con él eran llamados Nacionalistas. La Guerra Civil sacudió España por más de tres años, matando a más de medio millón de personas, casi la misma cantidad de personas que volaron de España a otros países. Eventualmente los Nacionalistas ganaron la guerra y Franco se proclamó a sí mismo como líder de la nación.

El Gobierno del General Franco

Franco era un dictador, un líder que gobernó con absoluta autoridad y fuerza. Franco abolió el parlamento, dejando solo un partido político, él mismo. Franco era también fascista. Los fascistas creen que un país solo puede ser fuerte si el gobierno restringe los derechos y libertades de las personas. Una de las maneras que Franco hizo esto, fue permitiendo a la gente de España hablar solo Castellano, el lenguaje que se habla en el centro de España. Personas que vivían en diferentes partes del país, no les estaba permitido hablar sus propios lenguajes.

El Rey Juan Carlos

El General Franco eligió a Juan Carlos para reinar después de él. El abuelo de Juan Carlos, Alfonso XIII, había sido rey de España de 1886 a 1931. Franco creyó que Juan Carlos continuaría su política fascista. Sin embargo, después de que Franco muriera en 1975, Juan Carlos nombró un nuevo primer ministro y ayudó a establecer una democracia en España. Las elecciones se realizaron en 1977 y los españoles eligieron a quien ellos querían que les gobernase. Hoy en día, España continua teniendo un primer ministro electo y un fuerte parlamento, así como una monarquía.