Los Vinos de España

Cultura

El vino se produce en España desde hace más de 3.000 años. Todavía existen viñedos en Cataluña y Aragón, que fueron sembrados por los Romanos.

Vinos de Andalucía

El vino más famoso de España es el de Jeréz. Hubo un tiempo en el que los Británicos no lo podían pronunciar adecuadamente y lo llamaban “sherry”.

Jeréz de la Frontera se encuentra en Cádiz, al sur de España, y es una zona muy seca. Esto hace que sea difícil cosechar uvas, y el calor hace que sea difícil mantener el vino. Para evitar que el vino se estropee, se le añade un tipo de brandy, lo cual previene que fermente demasiado y lo hace más fuerte, por lo que al Jeréz se le denomina un vino fortificado.

El Jeréz se suele beber como un aperitivo, antes de la comida y en vasos pequeños. Hay tres tipos básicos de Jeréz: Fino, que es claro y seco, Amontillado, el cual es más oscuro y menos seco, y el Oloroso, el cual es oscuro y a veces un poco dulce.

El Jeréz marrón y el crema son el resultado de una mezcla de Jeréz y de vinos dulces. Otros vinos del sur de España son el Manzanilla y el Montilla.

Otros Vinos de España

Los Vinos que no son fortificados ni tan fuertes cono el Jeréz, se producen en casi todo el resto de España.

La Rioja, una región al norte de España a través de la cual fluye el Río Ebro, es una zona con dos climas diferentes. En la Rioja Alta, las tierras donde los viñedos reciben más llúvias y menos sol, los vinos son suaves y delicados. La Rioja Baja, alrededor del Río Ebro, produce vinos más fuertes y fruteros, debido al caliente sol del varano que hace que las uvas produzcan más azúcar.

Casi todas las zonas de España producen vinos tintos y vinos blancos, algunos producen vinos rosados. En Galicia, al noroeste de España, se producen los vinos verdes, que en realidad no son verdes, sino amarillos y creados normalmente de una mezcla de vino tinto y vino blanco. Los vinos espumoso, como el champagne, también se producen en España.

Producción del Vino

Sembrar viñedos, el cuidado de las uvas y su recolecta, son un duro trabajo. El aplastar las uvas se realiza hoy en día mediante máquinas, en vez de con personas pisándolas, como se hacía antiguamente. Los métodos modernos hacen que sea más fácil controlar el proceso en el cual las uvas son fermentadas para producir el vino. Las uvas tienen su propio azúcar, en el jugo de adentro, así como su propia levadura, en la parte de afuera. Cuando las uvas se rompen al aplastarlas, el azúcar y la levadura se combinan, y estando a la temperatura adecuada, comienzan a fermentar. Esto es una reación química que produce el alcohol.

Lo mejor de este alcohol es guardado para que se convierta en buen vino. El segundo mejor se convierte en el segundo mejor vino.El resto, si es lo sufucuentemente bueno, se destila para hacer brandy, o se convierte en alcohol industrial.

En España, el vino se conserva en bodegas. Las bodegas están cerca de los viñedos donde los vinos se producen, y son oscuras y frías. Las bodegas han sido diseñadas a través de los siglos para mantener el vino a una temperatura uniforme. La temperatura es muy importante para mantener el vino, porque si sube mucho empezaría a fermentar otra vez, arruinándolo por completo.

En las bodegas, el vino es madurado en botellas o barriles de madera. Algunas botellas son gigantes y venden o exportan millones de litros de vino. Otras, como las que hay en los pequeños pueblos, pertenecen a una o dos familias que se enorgullecen de producir unos cientos de botellas de vino de un pequeño viñedo.