English

Salud, Control de Enfermedades, Crimen y Seguridad en Estados Unidos

Estás aquí: Países / Estados Unidos



Si estás planeando ir los Estados Unidos, ya sea para una visita prolongada o por mudanza permanente, te convendría familiarizarte con los sistemas de seguridad y de sanidad del país junto con las políticas y las prácticas de las diversas organizaciones que ofrecen los servicios. Para ayudarte con ello, a continuación te facilitamos información sobre el funcionamiento de la sanidad y de los cuerpos policiales y de seguridad en los Estados Unidos y te daremos algunos consejos prácticos para ayudarte a proteger tu salud y seguridad durante tu visita a este hermoso país.

Salud y seguridad en los EE.UU. El sistema sanitario

En lo que respecta al sistema de atención sanitaria de los Estados Unidos, no cabe duda sobre su calidad y eficacia. Estados Unidos tiene uno de los mejores sistemas de atención sanitaria en el mundo, con unas instalaciones de última generación dotadas de la mejor y más reciente tecnología médica. Hay algunas personas que objetan, sin embargo, que la falta de acceso a los servicios de salud por parte de algunos de los ciudadanos del país más necesitados hace que el sistema de salud sea inherentemente defectuoso, sobre todo si tenemos en cuenta que Estados Unidos gasta en la atención sanitaria cada año más que cualquier otro país del mundo.

Hospital en EEUU Recientemente, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Asistencia Asequible, una ley que esencialmente introduce un sistema nacional de atención sanitaria que en cierta forma refleja al de Canadá y al de algunas naciones europeas. Esta Ley tiene como objetivo proporcionar un seguro de salud asequible para todos los estadounidenses. Sin embargo, las disposiciones fundamentales de la presente ley no entrarán en vigor hasta el año 2014.

Para entender el debate sobre al sistema sanitario se requiere una comprensión elemental de su estructura. En la siguiente sección vamos a explicar la organización y la financiación del sistema actual de salud de Estados.

Estructura del sistema de salud de Estados Unidos

Al igual que con la mayoría de los demás países desarrollados, el seguro médico en los Estados Unidos se administra por las aseguradoras privadas y las aseguradoras públicas. Lo que hace que el sistema de los Estados Unidos sea diferente es el dominio de los seguros privados en comparación con el elemento público. El año pasado, casi el 68 por ciento de todos los estadounidenses menores de 65 años tenían un seguro privado. La mayoría de estas personas recibieron sus beneficios a través del seguro de salud patrocinado por la empresa donde eran empleados y el resto a través de seguros privados adquiridos en el mercado abierto. Un 15 por ciento del resto de la población se inscribió en uno de los programas de seguro público (como MEDICAID), y otro 17 por ciento carecían totalmente de seguro médico. Los mayores de 65 años son casi todos asegurados por Medicare.

Seguros públicos

El seguro público en los Estados Unidos se puede dividir en tres categorías generales: Medicare, Medicaid y otros programas más pequeños.

Medicare

Medicare es un programa nacional de seguro de salud que cubre a todas las personas mayores de 65 años, estén trabajando o no, así como a algunas personas con discapacidad que reciben prestaciones de la seguridad social. Como programa de pagador único, Medicare es administrado exclusivamente por el gobierno federal, que reembolsa a los médicos y hospitales por los servicios que realizan. El programa se financia con los impuestos federales sobre la renta, un impuesto de nómina compartido entre el trabajador y su empresa, y las primas de los afiliados individuales.

Medicare se divide en cuatro segmentos: Medicare Parts A, B, C y D. Medicare Part A cubre los servicios prestados en hospitales, Medicare Part B cubre los servicios médicos, Medicare Part C se deriva a "Medicare Advantage", un HMO (Health Maintenance Organization) que administra los beneficios de Medicare, y Medicare Part D cubre los medicamentos recetados.

Aunque Medicare es un programa de gran valor para las personas mayores y personas con discapacidad, la cobertura tiene muchas lagunas. Medicare Parte B, por ejemplo, sólo cubre el 80 por ciento del coste total de las visitas médicas, y el paciente tiene que pagar el 20 por ciento restante. Tampoco hay ningún tipo de cobertura bajo este plan para los problemas dentales, de audición o de visión, mientras que la cobertura es incompleta para los cuidados que se realicen en centros de enfermería especializada.

Medicaid

Medicaid es un programa diseñado para las personas con ingresos bajos y los discapacitados. Por ley, cada estado debe cubrir a las personas cuyos ingresos están por debajo de un nivel de ingresos determinado Esto incluye a las mujeres embarazadas, los niños, los ancianos, los discapacitados y los padres. Las personas sin hijos generalmente no están cubiertas (salvo que sean discapacitados). Sin embargo hay muchas personas pobres que ganan demasiado para poder acogerse al programa. Debido a que Medicaid es administrado por el estado, cada estado tiene la opción de reducir los requisitos para que más personas puedan acogerse al programas, si así lo desean, pero no pueden limitar la cobertura básica esbozada por el gobierno federal.

Medicaid es financiado conjuntamente por los estados y por el gobierno federal a través de los impuestos. Por cada dólar sufragado por el estado, el gobierno federal aporta la misma cantidad. En los estados más pobres, el gobierno federal puede aportar más de la cuota correspondiente, por lo que actualmente el gobierno federal financia el 57 por ciento de todos los programas de Medicaid. La cobertura a través de Medicaid es bastante completa, pero debido a la baja tasa de reembolso, muchos beneficiarios de Medicaid pueden tener dificultades en encontrar proveedores de servicios médicos que acepte este tipo de seguro.

Otros programas de seguro público

Hay varios otros programas en los Estados Unidos que se ajustan a la categoría de "seguro de salud pública". El Programa Estatal de Seguro Médico para Niños (S-CHIP), por ejemplo, que fue promulgado en 1997, está diseñado para cubrir a los niños cuyas familias ganan demasiado dinero para calificar para Medicaid, pero no lo suficiente para adquirir un seguro de salud privado. También en esta categoría está la Administración de Veteranos (VA), un programa a través del cual los veteranos de las fuerzas armadas de Estados Unidos pueden recibir atención médica en los hospitales de propiedad del gobierno y los servicios médicos. El VA es pagado a través de impuestos y la atención que ofrece a los veteranos es bastante amplia.

Seguros de salud privados

Los seguros de salud privados en los Estados Unidos se puede dividir en dos categorías: el seguro de salud patrocinado por las empresas para sus trabajadoras (llamado seguro para grupos) y el seguro privado individual (o independiente de un grupo).

Seguro médico para trabajadores patrocinado por sus empresas

El tipo de seguro de salud más común entre los trabajadores estadounidenses menores de 65 años es un seguro médico patrocinado por su empresa. Esto es, por lo general, parte del paquete de beneficios que los trabajadores reciben de la empresa u organización donde trabajan. La cobertura de este tipo de seguro (de grupo) es gestionada por empresas privadas, tanto lucrativas como no lucrativas. La mayor parte de la prima de estos seguros suele ser costeada por la empresa, mientras que el trabajador aporta una cantidad menor, no abonada por su empresa. En 2012, la prima anual media en los Estados Unidos fue de aproximadamente $ 5,000 por persona y más de $ 10,000 para una familia de cuatro miembros. La cobertura varía según el plan seleccionado. Por ejemplo, algunos planes cubren las medicinas, mientras que otros no las cubren.

Seguros privados individuales

Seguros privados individuales (no de grupo), tomados en el mercado individual, cubre la parte de la población estadounidense que trabaja por cuenta propia, los jubilados y los que no pueden obtener cobertura de seguro médico a través de sus empresarios. A diferencia del mercado de seguros para grupos, el mercado individual (actualmente) permite a las compañías de seguros de salud negarles cobertura a aquellas personas con enfermedades pre-existentes. Cuando entre totalmente en vigor la Ley de Asistencia Asequible, se prohibirá a las compañías de seguros de salud negar cobertura a los que ya tienen enfermedades declaradas. Al igual que las directivas de los seguros para grupos, estos planes son gestionados por compañías de seguros privadas y el coste de la prima es desembolsado totalmente por el tomador.

El sistema de salud de Estados Unidos en comparación con otros países

Estados Unidos actualmente gasta casi el 18 por ciento de su Producto Interior Bruto en el cuidado de la salud, el porcentaje más alto de la OCDE (una organización de países industrializados). Esto es casi el doble del promedio de 8,6% dedicado a la atención sanitaria por otros países de la OCDE. Además, Estados Unidos gasta más en salud per cápita que cualquier otro país de la OCDE. El año pasado, el gasto total en salud en los Estados Unidos fue de 8.200 dólares por persona, una cifra que es más del doble del promedio de la OCDE de $3,900 (ajustado a dólares). Los estudios muestran que el gasto en salud en los Estados Unidos aumenta aproximadamente un 4,5% cada año, lo que es comparable a la media de la OCDE del 4,4% anual.

El sector público es la principal fuente de financiación de la sanidad en todos los países de la OCDE, excepto Estados Unidos, México y Corea. En Estados Unidos, el 46% del gasto en sanidad es financiado por el gobierno, muy por debajo del promedio de 75% en todos los países la OCDE.

La sanidad y las personas que visitan los Estados Unidos

Cada año Estados Unidos acoge a millones de visitantes extranjeros de todo el mundo. Mientras que el sistema de salud de Estados Unidos es reconocido como uno de los mejores en el mundo, a muchos visitantes les preocupa los posibles encontrase con los gastos extras que podrían resultar de una lesión o enfermedad durante su visita al país. Los costes sanitarios son muy diferentes en los Estados Unidos de la mayoría de otros países, por lo que los ciudadanos extranjeros que tengan la intención de visitar los Estados Unidos por un período prolongado, o incluso corto, siempre deben considerar la compra de seguro de viaje con cobertura médica para protegerse a sí mismos ya sus familias en caso de una lesión o accidente durante su visita al país.

Salud y Seguridad en los EE.UU: Cuerpos policiales

En 2012 había en Estados Unidos aproximadamente 1,2 millones de agentes del orden público, con trabajo a tiempo completo, y cerca de 18 000 agencias del orden público, estatales y locales. Hay básicamente tres niveles de autoridades competentes en América: la Policía Federal, la Policía Estatal y la Policía Local. Estas tres divisiones de agencias del orden público tienen mucho en común, pero sus funciones pueden variar considerablemente. Todos los policías tienen en común en que juran su cargo comprometiéndose a hacer cumplir las leyes de los Estados Unidos.

La Policía Federal

La mayoría de los agentes de policía a nivel federal trabajan bajo la dirección del Departamento Nacional de Justicia (DOJ). Hay varias agencias del Departamento de Justicia que participan en la vigilancia policial federal, como son: Federal Bureau of Investigation (FBI), la oficina federal de investigaciones; Drug Enforcement Administration (DEA), el Departamento que vigila el cumplimiento de las leyes sobre drogas; Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives (ATF), la oficina encargada de lo relacionado con el alcohol, tabaco, armas y explosivos; United States Marshals Service, el servicio de jefes de policías; Federal Bureau of Prisons, la oficina federal de prisiones; y algunas otras más.

El Departamento de Seguridad Nacional es otro órgano de la policía federal del que dependen numerosas agencias federales de orden público. Estos incluyen: U.S. Customs and Border Protection (CBP), aduanas y protección fronteriza; U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE), inmigración y aduanas; United States Secret Service (USSS), servicio secreto de los Estados Unidos; United States Coast Guard, servicio de guardacostas (en tiempo de paz); y Transportation Security Administration, la administración de seguridad en el transporte.

Todos estos organismos tienen funciones y competencias específicas. Por ejemplo, el organismo más conocido de la policía federal, el FBI, realiza ciertas funciones que están fuera del ámbito de las agencias locales y estatales. El FBI es responsable de la recolección de inteligencia nacional, y trabaja para frustrar amenazas al gobierno federal y a los Estados Unidos en su conjunto. Como organismo de aplicación de la ley más importante de Estados Unidos, el FBI también ayuda a la policía local en el manejo de las principales causas penales, y tiene un sofisticado laboratorio para el examen de las pruebas forenses. Las agencias policiales de todo el país pueden enviar material para su análisis al FBI si sus laboratorios locales no están lo suficientemente equipados. Los casos de alto perfil, como los asesinatos, los crímenes que cruzan las fronteras estatales, y los secuestros están bajo la jurisdicción del FBI. Los agentes del FBI están distribuidos en Estados Unidos en "oficinas" especiales para ayudar a las agencias estatales y locales en la aplicación de las leyes y para neutralizar toda amenaza a la seguridad de Estados Unidos.

La Policía Estatal

Policía estatal de carreteras En la mayoría de los estados, hay una variedad de agencias policiales estatales que realizan tareas de investigación y vigilancia en todo el estado. Dependiendo del estado, estos organismos pueden ser conocidos por muchos títulos diferentes, como la Policía Estatal, la Patrulla del Estado o la Patrulla de Carreteras, y normalmente forman parte del Departamento de Seguridad Pública del Estado. Además de los oficiales de la patrulla de seguridad, las Oficinas de los Fiscales Generales también tienen sus propias agencias estatales de investigación. Una de las agencias de orden público de este tipo más conocida es los Texas Rangers.

Los agentes de policías estatales, que se pueden ver en las carreteras y autopistas en todos los estados de los Estados Unidos, garantizan que los conductores cumplan con las leyes de tráfico de su propio estado. Tienen la responsabilidad de emitir multas o citaciones a los conductores por una conducción no segura, como el exceso de velocidad, el conducir bajo la influencia de alcohol, etc., y responden a accidentes de carretera para prestar asistencia y llevar a cabo investigaciones.

Algunos organismos dependientes de los gobiernos estatales también pueden tener sus propios departamentos policiales. Las universidades estatales, por ejemplo, suelen tener su propia policía del campus, al igual que muchos grandes hospitales. El Departamento de Correcciones es el encargado de gestionar el sistema penitenciario de cada estado, y los guardas forestales de caza del estado se encargan de la vigilancia de las zonas naturales y los parques estatales.

La Policía Local

La policía local se pueden dividir en dos categorías: la policía del condado y policía de la ciudad.

La Policía del Condado

El Departamento del Sheriff es la principal agencia del orden público en los condados. Sus agentes proporcionan todas las funciones policiales tradicionales, como las vigilancias y las investigaciones en todo el condado, con independencia de los límites de las ciudades o municipios. La Oficina del Sheriff es a menudo la única agencia del orden público en las áreas no incorporadas. El departamento del Sheriff también es responsable de la gestión y el personal de las cárceles del condado.

La Policía Municipal

A nivel municipal, el número de policías depende en gran medida del tamaño de la población. Los municipios más pequeños pueden tener un departamento de personal de sólo uno o dos oficiales, mientras que las grandes ciudades de los Estados Unidos, como Nueva York, Los Angeles, Chicago y Houston, emplean a decenas de miles de oficiales (New York tiene más de 40.000 policías). Las responsabilidades de estos policías locales de ciudad son enormes e incluyen: la vigilancia dentro de la ciudad, la emisión de multas de tráfico, la investigación de los delitos, el testificar en los juicios, la redacción de informes y, en general, el mantener la ciudad a salvo de una amplia gama de delitos. La mayoría de los departamentos de policía locales tienen agentes uniformados, responsables de la vigilancia las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en toda la ciudad y oficiales o detectives en ropa civil, encargados de investigar los delitos más graves como el robo, la violación y el asesinato.

Agencias Privadas del Orden Público

Aunque la mayoría de funciones policiales están a cargo de los funcionarios públicos a nivel federal, estatal y local, también hay una serie de agencias privadas de protección y organismos de investigación privados repartidos por todo los Estados Unidos. Muchas empresas, por ejemplo, contratan a una agencia privada de seguridad para velar por su compañía, tanto durante las horas de trabajo como después. Los grandes centros comerciales suelen tener guardas privados disponibles a los que se les paga para vigilar a individuos sospechosos y detener a los criminales, como los ladronzuelos de tiendas, hasta que los agentes de orden público locales puedan llegar al lugar del suceso. Los investigadores privados también abundan en todo el país. Estos profesionales son contratados generalmente para una amplia gama de causas de investigación, como la localización de una cierta persona de interés para el cliente. Algunos, pero no todos, los agentes privados están autorizados a portar armas de fuego en el desempeño de sus funciones.

Consejos sobre salud y seguridad para los que visiten Estados Unidos

En su mayor parte, Estados Unidos es un país muy seguro para visitar, pero al igual que cualquier otro país tiene tanto zonas como individuos indeseables. Para ayudarte a que tu visita sea lo más segura posible y así puedas disfrutar de todo lo que Estados Unidos puede ofrecer, a continuación hemos reunido algunos consejos básicos de salud y de seguridad que siempre debes tener en cuenta.

Consejos de salud

Durante estancia en Estados Unidos, lo que menos vas a querer es ponerte enfermo o lesionarte, pero en el caso de que suceda, lo mejor es estar ya protegido. Hoy en día hay cientos de empresas que ofrecen seguro de salud para los viajeros. Estas son pólizas sencillas de seguros que te permitirán recibir la atención médica que necesitas en caso de emergencia y de paso evitar los altos costes asociados con el sistema de salud estadounidense.

Si vas a estar en los Estados Unidos durante un período prolongado de tiempo, lo mejor es consultar a tu médico, e incluso al dentista, y hacerte un reconocimiento antes de salir de viaje. No olvides llevar contigo una provisión de los medicamentos que tomas actualmente y asegúrate de llevar lo suficiente para todo el viaje y algo más, por si acaso el viaje de regreso se retrasa inesperadamente. Estas simples medidas preventivas pueden marcar la diferencia entre unas vacaciones en los Estados Unidos amenas y saludables y unas no tan agradables.

Consejos de Seguridad

¿Cómo llegar? Como hemos mencionado anteriormente, Estados Unidos es un gran país, moderno y seguro, para visitar. Sin embargo, sólo para asegurarte de que no te surjan problemas inesperados, procura seguir estos consejos:

  • Prepara tus documentos. Antes de iniciar el viaje, asegúrate de que tienes en tu poder los documentos de viaje necesarios para entrar legalmente en el país, como un pasaporte válido (con la autorización ESTA si fuera necesaria) y un visado de entrada múltiple válido y vigente.
  • Entérate de cómo llegar a las atracciones. Si planeas hacer un poco de turismo durante tu visita a los Estados Unidos (lo que es muy aconsejable), infórmate bien de cómo llegar a los lugares que vayas a visitar antes de ponerte en marcha. Si te pierdes, y se te nota, te puedes convertir en un blanco fácil para cualquier malhechor. Si te pierdes caminando por la ciudad, lo mejor es entrar a una tienda para preguntar cómo se llega a tu lugar de destino.
  • Cuidado con los carteristas. Las atracciones que atraen a grandes multitudes pueden también atraer a los carteristas y otros ladronzuelos. Por esa razón, es imperativo que te mantengas alerta a todo lo que pase en tu entorno, mantén tus objetos personales cerca de tu cuerpo, y estate atento al caminar o pararte entre una multitud de personas.
  • Ve acompañado. Hay seguridad en los números. Siempre que sea posible, trata de no viajar solo. Además, evita circular por algunas de las carreteras más solitarias de Estados Unidos por la noche. Si tienes una avería en estas carreteras, es muy posible que la ayuda que necesitas te quede muy lejos.
  • Evita usar dinero en efectivo. Al viajar a los diferentes destinos que deseas ver durante tu visita a los Estados Unidos, evita llevar grandes cantidades de dinero en efectivo. En su lugar, utiliza cheques de viajero o tarjetas de crédito para pagar por tus compras, y preferentemente que la tarjeta sea de una empresa seria que te reembolse en caso de robo.
Si durante tu estancia en los Estados Unidos se diera el infortunado caso de que te encontraras ante una situación de emergencia, una situación que requiera la intervención de la policía, de los bomberos o que sea una emergencia sanitaria, podrás recibir ayuda rápidamente al marcar el número 911 desde tu teléfono. Este número te conectará con el operador de emergencia telefónica en tu área, quien enviará de inmediato a tu domicilio o lugar del incidente lo que fuera necesario, una unidad de policía o de bomberos, o una ambulancia.

Las claves para un viaje saludable y seguro a los Estados Unidos son la preparación y la vigilancia. Planea cuidadosamente tu viaje mediante la preparación de todos los documentos y otros elementos que se necesitan para entrar al país y disfrutar del viaje. Una vez en el país, mantente vigilantes con respecto a tu entorno y no te pongas en una posición vulnerable. Al igual que tu, la mayoría de personas en los Estados Unidos son gente honrada que respetan la ley, pero sólo se necesita una manzana podrida para estropearte el viaje.

Comparte esta página: