Estudiar la carrera de Pequeña y Mediana Empresa y Entrepreneurship


Elije de entre la lista de países donde estudiar Pequeña y Mediana Empresa y Entrepreneurship:

CanadáEspañaEstados UnidosItaliaReino UnidoUcrania

Estudiar Microempresa o Pequeña Empresa es una de las aspiraciones que muchas personas han soñado, alguna vez en su vida, a partir de una iniciativa que los habilite en el ámbito de los negocios o la dirección administrativa de una pequeña empresa. En un sentidoas iniciativas virtuales y reales respecto de la Pequeña Empresa o Microempresa, han ido ganando un amplio prestigio y desarrollo, especialmente durante las últimas décadas.

El Microempresario –o empresario del programa de gestión emprendedora- puede auto ayudarse a través de procesos de preparación y emprendimiento de iniciativas, gestando, de esta forma, su propia carrera y autoempleo en espacios generados por la pequeña empresa. Para solventar tales iniciativas, en la mayoría de los países alrededor del mundo, existe la destinación de un presupuesto gubernamental, que asiste y apoya estos proyectos mediante programas que incorporan la formación, el diseño de proyectos, las instrucciones de ejecución y evaluación, el fondo adquisitivo y operativo y la consecuente subvención que posibilite el financiamiento de los mismos. Este programa incorpora la formación y las instrucciones en la evaluación de los conceptos fundamentales de la Pequeña Empresa, así como las oportunidades, el desarrollo de las habilidades y el conocimiento de los recursos necesarios para iniciar una Microempresa.

Desde una perspectiva lógica, cualquier persona con iniciativa puede comenzar un negocio e involucrarse en la proyección de una Pequeña Empresa. Sin embargo, la problemática radica en el simple hecho que muchos de estos emprendedores no poseen el conocimiento básico que sustenta el real funcionamiento de una empresa, ni menos el dominio de sus componentes estructurales, el conocimiento de los niveles y la naturaleza de los riesgos y amenazas y, por último, no poseen la experiencia adecuada para iniciar y proyectar eficazmente un negocio y posteriormente desarrollar la función idónea de director o administrador.

Considerado como un programa de mayor proyección, este curso está orientado principalmente a dos años de postgrado y se encuentra esencialmente dirigido a todas aquellas personas que sean capaces de diseñar, gestar y ejecutar, utilizando su capacidad creativa, inventiva y técnica, reforzada por una capacitación que fortalezca los inicios de su propio emprendimiento.

El acceso a este programa siempre proporciona un campo preferencial en relación con la empresa o tarea que ya traen en mente los estudiantes, de forma de aprovechar con esta estrategia, la iniciativa personal. Además, el programa se adecua a priori a la mentalidad quienes desean mejorar sus condiciones y poseen un elevado espíritu de superación -actitud positiva valorada para la creación de cualquier organización empresarial.

Para gestionar el programa de orientación de la Pequeña Empresa, se utiliza un modelo de esquema de negocios en combinación con la idea del fondo operativo de herramientas empresariales. La formación se inicia con una visión general de fundamentos sobre iniciativa empresarial y, posteriormente los cursos sucesivos se conciben como ramos de asignatura instrumental que podrían incluirse en cualquier fondo de herramientas empresariales, de modo que los estudiantes puedan utilizarlo en la elaboración de su plan de negocio, a fin de asegurar una mayor posibilidad de éxito empresarial.

La malla curricular integrada considera: Marketing, Finanzas, Nuevo Producto o Desarrollo de la Innovación, Fundamento Empresarial, Asuntos Jurídicos, Recursos Humanos y Administración de la Cadena de Valores, Mejora de Habilidades, Toma Final del Plan de Empresa y Utilización de la Caja de Herramientas Empresariales -durante el estudio de campo. Al momento de finalizar el programa, el estudiante no sólo tendrá un grado, sino, además, habrá desarrollado una amplia cantidad de habilidades que podrá utilizar en el arranque eficaz y el funcionamiento idóneo de su Pequeña Empresa.

Dado que la mayoría de los organismos educativos que imparten este programa exigen el requisito de participación presencial equivalente a 60 horas de trabajo, por nivel, el semestre inicial ofrece mayor flexibilidad, de tal forma de equilibrar la organización curricular. En algunas instancias educativas, acaso sea, además, imprescindible cumplir los requisitos de educación general superior, debiendo para ello homologar cuatro cursos básicos de negocios relacionados, como: Economía, Estadística de Empresas, Contabilidad, Organización y Gestión Empresarial. Teniendo en consideración los desniveles de formación que pudieran traer los estudiantes que postulan a un mismo nivel de formación del curso, los programas se planifican para que tomen dieciocho horas en cada uno de los dos semestres y de esta forma lograr el cumplimiento de los requisitos curriculares.

Estudiar Microempresa o Pequeña Empresa implica una orientación hacia el desarrollo de este campo a todo ámbito y nivel. Existen, por ejemplo, múltiples organismos educativos, escuelas y colegios que han diseñado y gestionado su propio proyecto, convirtiendo su iniciativa en reconocida empresa, dentro de un programa de gestión que brinda a los estudiantes un plan de negocio, así como un fondo de herramientas empresariales que les oriente a emprender su autonomía laboral.

Las Pequeñas y Medianas Empresas son organizaciones de reducida organización e impacto de extensión, con carácter privado, especializadas en una amplia variedad de rubros de atención al cliente, en torno a productos de mayor demanda local. Pese a que no poseen la infraestructura, expansión corporativa ni las expectativas de proyección de las grandes empresas, gozan de un beneficio seguro de rentabilidad, que las mantiene en el tiempo, a menos que el avance de los grupos empresariales o multinacionales las absorban –fenómeno que ocurre en las ciudades más populosas del mundo.

Dentro de este rubro de gestión, generalmente, en la mayoría de los países, no existe formación académica, sino capacitación o instrucción en base a cursos intensivos en los cuales se prepara al pequeño o mediano empresario en aspectos de administración, marketing y fiscalidad. En las zonas de mayor competividad empresarial, sin embargo, se conciencia en torno a conceptos de emprendimiento y liderazgo empresarial, motivando a los empresarios autónomos de pequeña y mediana organización, a invertir en formación académica superior –generalmente, en seminarios intensivos de administración empresarial. Esta realidad, no obstante, nos aleja de un contexto global, donde el pequeño y mediano empresario ha gestado su negocio en base a su iniciativa, conocimientos y sentido de proyección.

Las Pequeñas y Medianas Empresas operan dentro de una gestión de Ventas consecuente con el área geográfica, el tipo de clientela y la calidad y demanda de los productos que oferta. En consecuencia, no existen mejores estrategias de marketing, salvo la atención al cliente, personalizada y directa, y la preocupación por la calidad del producto y su rápida distribución –siendo en este sentido, de vital importancia las gestiones del administrador y de los vendedores.

Por lo general, existen requisitos de educación formal para las posiciones de ventas al por menor, pero los empleadores prefieren candidatos con un diploma de escuela secundaria o su equivalente. Esto requisito es vital en el caso de los vendedores que ofertan productos técnicos, en el rubro de la electrónica o los automóviles. Un título universitario puede ser requerido para los puestos en prácticas de gestión, especialmente en los establecimientos minoristas con proyecciones de expansión.

La mayoría de vendedores al por menor recibe una modalidad de formación en la experiencia laboral, que suele prolongarse varios meses. En las tiendas pequeñas, los trabajadores recién contratados, generalmente son entrenados por un empleado  experimentado. En las grandes ciudades, los programas de formación son más formales y por lo general se llevan a cabo durante varios días, a través de cursos de capacitación en ventas. Los temas incluyen a menudo el servicio al cliente, la seguridad, las políticas de la tienda, los procedimientos, el funcionamiento de la caja registradora y el manejo de ordenadores.

Dependiendo del tipo de producto que están vendiendo, los empleados pueden recibir una formación adicional especializada. Por ejemplo, los vendedores de cosméticos reciben instrucción sobre los tipos de productos que ofrece la tienda y los tipos de clientela al cual van dirigidos. Del mismo modo, los que venden equipos computacionales pueden ser instruidos en las diferencias técnicas entre los productos de informática.

La posibilidad de ofrecer el mejor servicio posible a los clientes es una alta prioridad para muchos empleadores y, por lo mismo, los empleados reciben formación continua, de tal forma de actualizar y perfeccionar sus habilidades. Los empleadores o pequeños empresarios buscan personas que disfruten trabajando con los demás y que poseen buenas habilidades de comunicación, por ello valoran a los trabajadores que poseen el tacto y la paciencia para tratar con clientes difíciles. Además, el trato afable, la disposición al servicio oportuno, las habilidades en el diálogo y el dominio bilingüe pueden ser útiles para el empleo en las comunidades multiculturales.

En algunos establecimientos pequeños, el propietario gestiona la mayoría del trabajo directivo o administrativo y el avance suele tener limitaciones. En otros casos, el empresario delega funciones y, en estas circunstancias, algunos vendedores pueden ser ascendidos como asistente del gerente. Las grandes empresas minoristas, por lo general, prefieren contratar a graduados de la universidad como alumnos de gestión, por lo que la educación universitaria es cada vez más importante. Sin embargo, los empleados motivados y capaces, sin títulos universitarios todavía pueden avanzar en puestos administrativos o de supervisión en los pequeños, medianos y grandes establecimientos.

Dentro del contexto de los estudios empresariales, concentra la atención de los especialistas en finanzas y economía. el estudio y desarrollo de la Pequeña Empresa, conocidos como Negocios Empresariales a Baja Escala o Microempresariales.

La Microempresa y el microempresario –o empresario del programa de gestión emprendedora- puede auto ayudarse a través de procesos de preparación y emprendimiento de iniciativas, gestando, de esta forma, su propia carrera y autoempleo en espacios generados por la pequeña empresa. Para solventar tales iniciativas, en la mayoría de los países alrededor del mundo, existe la destinación de un presupuesto gubernamental, que asiste y apoya estos proyectos mediante programas que incorporan la formación, el diseño de proyectos, las instrucciones de ejecución y evaluación de los mismos, el fondo adquisitivo y operativo y la consecuente subvención que posibilite el financiamiento de los mismos. Este programa incorpora la formación y las instrucciones en la evaluación de los conceptos fundamentales de la Pequeña Empresa, así como las oportunidades, el desarrollo de las habilidades y el conocimiento de los recursos necesarios para iniciar una Microempresa.

Desde una perspectiva lógica, cualquier persona con iniciativa puede comenzar un negocio e involucrarse en la proyección de una Pequeña Empresa. Sin embargo, la problemática radica en el simple hecho que muchos de estos emprendedores no posee4n el conocimiento básico que sustenta en funcionamiento de una empresa, ni menos sus componentes estructurales, los niveles y la naturaleza de los riesgos y amenazas y, por último, no poseen el conocimiento adecuado para iniciar y proyectar eficazmente un negocio y posteriormente desarrollar la función idónea de director o administrador.

La Pequeña Empresa se desarrolla a todo ámbito y nivel. Existen, por ejemplo, múltiples organismos educativos, escuelas y colegios que han diseñado y gestionado su propio proyecto, convirtiendo su iniciativa en reconocida empresa, dentro de un programa de gestión que brinde a los estudiantes un plan de negocio, así como un fondo de herramientas empresariales que les oriente a la autonomía laboral.

Considerado como un programa de mayor proyección, este curso está orientado principalmente a dos años de postgrado, para todas aquellas personas que sean capaces de diseñar, gestar y ejecutar, utilizando su capacidad creativa, inventiva y técnica, reforzada por una capacitación que fortalezca los inicios de su propio emprendimiento a la Pequeña Empresa.

El acceso a este programa siempre proporciona un campo preferencial en relación con la empresa o tarea que ya traen en mente los estudiantes, de forma de aprovechar con esta estrategia, la iniciativa personal y la disposición al emprendimiento. Además, el programa se adecua a priori a la mentalidad de aquellas personas que deseen mejorar sus condiciones de vida, a través del espíritu de superación -actitud positiva valorada para la creación de cualquier organización empresarial.

Para gestionar el programa de orientación de la Pequeña Empresa, se utiliza un modelo de esquema de negocios en combinación con la idea del fondo operativo de herramientas empresariales. La formación se inicia con una visión general de fundamentos sobre iniciativa empresarial y, posteriormente los cursos sucesivos se conciben como ramos de asignatura instrumental que podrían incluirse en cualquier fondo de herramientas empresariales, de modo que los estudiantes pudieran utilizarlo en la elaboración de su plan de negocio, a fin de asegurar una mayor posibilidad de éxito empresarial.

La malla curricular integrada considera: Marketing, Finanzas, Nuevo Producto o Desarrollo de la Innovación, Fundamento Empresarial, Asuntos Jurídicos, Recursos Humanos y Administración de la Cadena de Valores, Mejora de Habilidades, Toma Final del Plan de Empresa y Utilización de la Caja de Herramientas Empresariales -durante el estudio de campo. Al momento de finalizar el programa, el estudiante no sólo tendrá un grado, sino, además, habrá desarrollado una numerosa cantidad de habilidades que podrá utilizar en el arranque eficaz y el funcionamiento idóneo de su Pequeña Empresa.

Dado que la mayoría de los organismos educativos que imparten este programa exigen el requisito de horas presenciales equivalentes a 60 horas de trabajo, por nivel, el semestre inicial ofrece mayor flexibilidad, de tal forma de equilibrar la organización curricular. En algunas instancias educativas, acaso sea, además, imprescindible cumplir los requisitos de educación general básica, media y superior, debiendo para esto homologar cuatro cursos básicos de negocios relacionados, como: Economía, Estadística de Empresas, Contabilidad, Organización y Gestión Empresarial. Teniendo en consideración los desniveles de formación que pusieran traer los estudiantes que postulan a un mismo nivel de formación del curso, los programas se planifican para que los estudiantes tomen dieciocho horas en cada uno de los dos semestres y de esta forma lograr el cumplimiento de los requisitos curriculares.