Estudiar la carrera de Medicina Comparativa


Elije de entre la lista de países donde estudiar Medicina Comparativa:

Estados UnidosIndia

Los estudios de Medicina Comparativa son de fundamental importancia en la comprensión de todas las modalidades culturales que abarca la Medicina, a través de toda la historia del ser humano, abordando un mismo enfoque centrado en la calidad de vida y salud, pero desde concepciones metodológicas diferentes.

Muchas de estas modalidades que toma la Medicina responden a una tradición cultural –a veces milenaria- dentro de los sistemas curativos existentes a través de los continentes del mundo. Sistemas como la Medicina Tradicional China, la Medicina Ayurvédica de la India, la Medicina Natural de las tradiciones celtas, indígenas y mesoamericanas, la Medicina Homeopática de Alemania e Inglaterra y la Medicina Alópata o Tradicional de occidente, entre otros, constituyen sistemas que lejos de oponerse, en respuesta a muchos procesos de intensa globalización, comienzan o bien a integrarse o a complementarse -de acuerdo a la afección que traten, al tipo de paciente, a las modalidades culturales, a las características de riesgo y recursos disponibles para la atención.

Aunque muchas personas optan por la modalidad que más se adecua a sus personalidades y culturas, no extraña que la Medicina Tradicional Alópata ocupe una de las opciones de preferencia, por cuanto se trata de un sistema de sanación adecuado a todos los tratamientos de enfermedades y que, pese a privilegiar el estudio de la sintomatología, dedica gran parte de su formación curricular a perfeccionar la calidad del servicio asistencial a la persona, en cada etapa de su vida.

Alrededor de un tercio de los profesionales de la Medicina Tradicional Alópata alrededor del mundo, son médicos de atención primaria –médicos internistas, médicos generales, médicos de familia y pediatras, fundamentalmente-. Los profesionales de la Medicina Primaria corresponden a los primeros médicos de consulta, respecto de la atención médica y, por lo mismo, se encuentran entrenados para proporcionar una amplia gama de servicios de primera calidad asistencial, especialmente respecto de pacientes de mayor fragilidad como niños, ancianos, embarazadas y adultos con minusvalías.

Cuando las necesidades de salud de los pacientes requieren de un tratamiento más específico, los médicos de atención primaria los derivan hacia la atención de un enviarlo médico especialista o de medicina clínica -médicos especialistas que difieren de los médicos de atención primaria, debido a que su servicio de atención no es un enfoque integral y evolutivo de los estados de salud de una persona, sino que se centran en el tratamiento de un determinado sistema o parte del cuerpo, de allí que también sean denominados como médicos de especialidad.

Dentro de la Medicina Clínica, aplicada o de especialidad, existe una amplia diversidad de especialistas, tales como:

  • Médicos Cirujanos: Corresponden a los médicos que tratan las lesiones, enfermedades y deformidades, mediante la realización de procedimientos quirúrgicos.
  • Médicos Neurólogos: Corresponden a los médicos que tratan los trastornos del cerebro y la médula espinal.
  • Médicos Cardiólogos: Corresponden a los médicos que tratan los vasos sanguíneos del corazón.
  • Médicos Oftalmólogos: Corresponden a los médicos que tratan las enfermedades y perturbaciones de los ojos, entre algunos ejemplos de las muchas especialidades médicas.
  • Los Médicos Clínicos trabajan junto a los Médicos de Atención Primaria para garantizar que los pacientes reciban tratamiento idóneo para los problemas médicos específicos, así como la atención integral y completa para toda la vida de la persona.

    Tanto los Médicos de Atención Primaria como los Médicos Clínicos están en permanente perfeccionamiento -especialmente en torno a nuevos descubrimientos y desarrollo de innovaciones tecnológicas- durante todo su tiempo de desempeño profesional activo y, de esta forma, asumen la responsabilidad de la salud y el bienestar de las personas, a través de un compromiso de por vida con el aprendizaje y la vocación profesional.