Estudiar la carrera de Acción Humanitaria


Elije de entre la lista de países donde estudiar Acción Humanitaria:

EspañaEstados UnidosIndiaPaíses BajosSan Vicente y las Granadinas

La acción humanitaria podría definirse como el conjunto de acciones y operaciones prolongadas llevadas a cabo para proporcionar asistencia en diversos campos a aquellas personas o sociedades víctimas de la pobreza o de una crisis humanitaria, surgida de elementos tales como guerras o catástrofes naturales.

Estas acciones de diversa índole incluyen actuaciones como la provisión de bienes y servicios básicos para la supervivencia, la dotación de infraestructuras sanitarias y educativas o la protección de los derechos universales de las víctimas. Estas medidas tendrán que seguir siempre los principios humanitarios de imparcialidad, neutralidad, humanidad e independencia operacional. Estos principios distinguen a la acción humanitaria de, por ejemplo, la cooperación para el desarrollo.

La crisis alimentaria de 2012 en Sahel, fuenteEs complicado definir con exactitud qué es acción humanitaria y qué no, teniendo en cuenta que existen diversas definiciones. Es común, por ejemplo, que se empleen como sinónimos términos como ayuda humanitaria, socorro de emergencia o acción humanitaria. Y aunque es verdad que comparten parte de su significación, en términos específicos la acción humanitaria engloba un espectro más amplio, dentro del cual se incluyen estos términos que, en ocasiones, se emplean como sinónimos.

Objetivos

Entre los principales objetivos a conseguir por parte de la acción humanitaria, podemos nombrar los siguientes:

  • Proveer servicios y bienes básicos, tales como abrigo, alimentación, agua o atención sanitaria.
  • Frenar la desestabilización y vulnerabilidad progresiva de la comunidad. Dar alimentos y agua soluciona un problema a corto plazo, pero si queremos evitar que se prolongue en el tiempo, es necesario tomar una serie de medidas preventivas para que el desastre no vaya a más. Las medidas a tener en cuenta en este punto tienen que ver con evitar el hundimiento económico, frenar el desplome de ingresos de los grupos vulnerables o detener la emigración masiva de los jóvenes,
  • Proteger a las víctimas. Todas las personas tienen que estar protegidas de que se violen sus derechos humanos, y la acción humanitaria tiene que garantizar que esto se cumple.
  • Prevención. Tomar las medidas necesarias para prevenir que un desastre similar vuelva a suceder.

Plan de estudios para la acción humanitaria

La progresiva especialización de las actividades profesionales ha supuesto también un antes y un después en cuanto a la cooperación internacional y la acción humanitaria. En la actualidad, existen diversos grados formativos destinados a formar a todas aquellas personas interesadas en dedicar su vida (o parte de ella) a este ámbito.

Antes de nada, tenemos que recordar que no existe una carrera específica de acción humanitaria. Sin embargo, sí que contamos con multitud de másteres que completarán nuestra formación ampliando los contenidos referidos a este concepto.

Acceso

Ayuda humanitaria a través de UNICEF para hospitales en Donetsk, Ucrania, fuenteComo estamos hablando de estudios de posgrado, es necesario completar una carrera antes de poder formarnos de manera específica (aunque sí que existen ciertos cursos de formación básica que no requieren estudios previos).

¿Qué carrera elegir antes de acceder a un máster en acción humanitaria? Esto puede variar en función de las características o anhelos personales de cada uno, ya que como comentábamos anteriormente, las actuaciones y los trabajos que engloba abarcan profesiones diversas.

Profesores, enfermeros, médicos, periodistas, ingenieros, biólogos... Cualquiera de estas profesiones adquiere vital importancia en ámbitos donde la acción humanitaria es necesaria. Y, a partir del estudio de una carrera como las que acabamos de mencionar, se podrá acceder a un posgrado relacionado con la acción humanitaria.

Existe una variedad significativa de másteres relacionados con la acción humanitaria, del mismo modo que se pueden encontrar estudios de posgrado fuertemente ligados, como títulos de ayuda humanitaria, catástrofes y emergencias, cooperación internacional...

Como decíamos al principio, desde el punto de vista estricto el significado de cada término posee ligeros matices. Sin embargo, dependiendo de la especialización que pretenda alcanzar cada alumno, es posible que se pueda ajustar mejor, en según que casos, una titulación con cualquiera de los otros nombres.

A pesar de estas variaciones que comentamos, por norma general los estudios en acción humanitaria tienen como objetivo ofrecer una formación técnica sobre los diferentes actores implicados, sus funciones, la gestión de los recursos disponibles, el manejo de las situaciones límite y una concienciación sobre la importancia del trabajo y la protección de los derechos humanos.

La inclusión de los futuros actores (los alumnos) en los debates establecidos en torno a que hacia dónde ha de evolucionar la acción humanitaria, cuáles son los principales problemas que existen en el presente y seguirán existiendo en el futuro, cuáles son las nuevas problemáticas a las que se ha de afrontar el sistema internacional y cómo se desarrollarán las sociedades futuras en relación a las situaciones de emergencia también es una de las principales metas de la mayoría de estudios de acción humanitaria.

Es fundamental que las personas implicadas en un campo tan sensible como este sean conscientes de la importancia y la delicadeza del asunto, es por eso que las distintas entidades que ofertan un máster en acción humanitaria hacen hincapié en la concienciación y dedican una buena parte de sus programas formativos a la sensibilización y a la acentuación del espíritu crítico.

Dónde estudiar la acción humanitaria

Son varias las universidades que ofrecen la posibilidad de estudiar un máster en acción humanitaria, tanto a nivel presencial como online. En España tenemos La Universidad Complutense de Madrid, la Universidad de Deusto bilbaína, la Universidad de Sevilla o la UNED son algunos de los centros en los que especializarse.

Posibilidades laborales en el campo de la acción humanitaria

Como venimos diciendo a lo largo del texto, las posibilidades y salidas laborales para aquellos que deciden estudiar acción humanitaria son muchas y muy variadas. Las crisis a nivel humanitario no han dejado de crecer en los últimos años, tanto en número como en nivel de complejidad. La demanda de personal cualificado, por tanto, ha evolucionado y se estima que esta demanda crezca todavía más en los próximos años.

La situación de descompensación económica es cada vez más evidente, tanto en sociedades avanzadas como en áreas geográficas en vías de desarrollo; la superpoblación mundial genera una falta de recursos que cada vez es más palpable, golpeando a las zonas más pobres; las catástrofes naturales afectan a áreas cada vez más pobladas; el agua es un bien escaso que acentúa la hambruna y las guerras siguen dejando miles de muertos a lo largo de todo el mundo.

Vehiculo de La Cruz Roja después de la huracán Katrina, fuenteEstas situaciones límite necesitan de personas preparadas para afrontarlas: se necesitan médicos para curar las enfermedades; enfermeros para atender los hospitales; maestros y profesores que formen a las nuevas generaciones; periodistas preparados para realizar su labor informativa y hacer ver al mundo la realidad latente; ingenieros que realicen planes de reconstrucción y dotación de estructuras a las sociedades; biólogos que analicen el agua y los alimentos; veterinarios para supervisar la población animal; economistas capaces de maximizar los recursos disponibles.

Solo con la implicación de profesionales de diversa índole se pueden paliar e iniciar las restauraciones sociales correctas, y estos profesionales necesitan a su vez esta formación complementaria, para poder aplicar correctamente su conocimiento y su saber a las situaciones particulares que se viven en los casos en los que se necesita de esta acción humanitaria.

Perfil del estudiante

Las personas interesadas en este tipo de cursos de posgrado deberían tener claro que, a lo largo de su carrera profesional, van a tener que enfrentarse a situaciones muy comprometidas, críticas, con personas desesperadas y en las que será necesario actuar con velocidad y eficacia.

Son muchas las cualidades necesarias para desarrollar correctamente la actividad en acción humanitaria, sin embargo, y dadas las circunstancias especiales, podríamos decir que valores como la empatía, la templanza y el sentido de la responsabilidad son claves.

Que la empatía es imprescindible se antoja evidente. Con personas de otras culturas y modos de pensamiento enfrentándose a hechos para los que ningún ser humano está preparado, la flexibilidad mental se convierte en imprescindible. Intentar entender al que se tiene enfrente ayudará a comprender los modos de actuar, y servirá para prevenir situaciones futuras.

El control sobre los propios nervios, unido a cierta frialdad, es otra de las características que se requieren para los estudiantes que opten a trabajar en acción humanitaria. Las cosas que una persona verá y sentirá de primera mano no son sencillas de digerir. Niños en condiciones paupérrimas, personas enfermas sin opción a un servicio sanitario decente, gente que acaba de perder su casa y no tiene dónde dormir, ancianos sin nada que llevarse a la boca... Las situaciones son tremendamente impactantes, y no todo el mundo está preparado para poder vivirlas, reaccionar de forma adecuada y poder dormir por la noche.

Otro factor importantísimo es la capacidad de trabajo en equipo. Una persona a la que le guste trabajar solo, organizarse a sí mismo y no empujar en la misma dirección que el grupo no tiene cabida. Cuando, en muchas ocasiones, lo único que tienes para salir adelante es la confianza en los que te rodean, hay que saber desprenderse de la individualidad. Esta característica va, ciertamente, ligada también a la falta de egoísmo propia de la mayor parte de las personas que se dedican a la acción humanitaria, un trabajo desagradecido, con muchas horas de carga en condiciones malas, y que no es apto para un estudiante en el que prime la búsqueda del lucro o el beneficio económico por encima de todo.