Estudiar la carrera de Dermatología


Elije de entre la lista de países donde estudiar Dermatología:

EspañaEstados UnidosEtiopíaIndiaMéxicoNepalNigeriaRusiaSuizaUcrania

Estudiar Dermatología conduce hacia una rama de la Medicina, enfocada en las condiciones de la piel, el cuero cabelludo, el cabello y las uñas. En esencia, la Dermatología es una especialidad muy particular, ya que combina la cirugía, la cosmética y, por supuesto, todos los aspectos que tienen relación con la Medicina y la salud. Como disciplina, la Dermatología posee muchas ramas o subespecialidades, siendo la Dermatología Estética una de las derivaciones más comunes, populares y conocidas, seguida por la Dermatopatología y Dermatología Pediátrica.

El servicio de asistencia de la Dermatología Estética, principalmente está centrado en el mejoramiento y embellecimiento de la piel, especialmente del cutis. La Dermatopatología, por otra parte, se ocupa de la patología de la piel y de las enfermedades de acompañamiento colateral y, en particular, de las infecciones de la piel. En tanto, la Dermatología Pediátrica se centra en el tratamiento de las enfermedades más comunes en lactantes, niños y adolescentes.

Los Dermatólogos son, por lo general, profesionales bien informados en un sinnúmero de conocimientos e información de actualidad médica y estética, debido a que la piel se ve afectada por muchos factores, tales como la nutrición, los genes y el medio ambiente. Este interés específico sobre el órgano de la piel, sus enfermedades y funciones, entre otras cosas, ya lo poseían los primeros médicos que se iniciaron como pioneros en la Medicina. Pero es sólo reciente el verdadero interés por investigar y enfocarse realmente en el órgano más grande existente en el cuerpo humano.

No fue sino hasta finales de la década de 1570, que un médico italiano llamado Gerónimo Mercuriali, escribió el primer libro sobre Dermatología, titulado "Sobre las Enfermedades de la Piel". A este tratado le siguió el interés centrado en la Dermatología, durante la década de 1800, época en que algunos médicos se centraron en la piel y en sus enfermedades, fotografiando y dibujando, detalladamente los diferentes tipos de dermatopatologías y sus posibles curas. A partir del renovado interés de los médicos en la piel y en sus enfermedades, se ha ido gestando lo que hoy conocemos como Dermatología, disciplina que ha prosperado, en forma considerable, desde entonces.

Dentro de sus derivaciones, además de las ya referidas, encontramos otras subespecialidades menos comunes, que también se han ido desarrollando a través del progreso de la disciplina madre, tales como: la Inmunodermatología, la Cirugía de Mohs y la subespecialidad más reciente, la Teledermatología.

La Inmunodermatología se relaciona con la piel, principalmente, desde su condición de primera capa de protección del organismo contra diferentes tipos de microorganismos. El objetivo principal de Inmunodermatología es identificar los diferentes efectos que el medioambiente ejerce sobre la piel y cómo esto a su vez afecta el funcionamiento del cuerpo. La Cirugía micrográfica de Mohs, que fuera desarrollada en 1930 por el Dr. Frederic Mohs, toma otro enfoque y se centra en el tratamiento de los cánceres de piel o, más específicamente, en la eliminación de los cánceres de melanoma en las áreas visibles del cuerpo, como la cara y el cuello. Por su parte, la Teledermatología es una prometedora subespecialidad, cuyo objetivo es disminuir el tiempo que media entre el diagnóstico y el tratamiento, haciendo uso para ello, de los avances tecnológicos, principalmente de Internet. Por ser una disciplina en gestación, existen ventajas y desventajas que aún se deben subsanar.

Estudiar Dermatología, básicamente,entregará los aprendizajes más relevantes de una especialización muy demandada en la actualidad, ya que los problemas, afecciones y enfermedades de la piel son uno de los problemas más comunes que enfrentan muchas personas cada día -especialmente en los países más modernizados-. Si consideramos que la Dermatología ha enriquecido la calidad de vida del ser humano y de las actuales generaciones, se debe, indudablemente, a que se encuentra cosechando los beneficios de las investigaciones que en el pasado iniciara, anónimamente, cuado aún no existía como especialidad médica.