Estudiar la carrera de Inmunología


Elije de entre la lista de países donde estudiar Inmunología:

AustraliaBélgicaCanadáDinamarcaEspañaEstados UnidosEtiopíaFranciaIndiaIrlandaNigeriaPaíses BajosReino UnidoRusiaSueciaUcrania

Los conceptos detrás de la vacunación se basan en nuestra comprensión del sistema inmunitario humano. Los glóbulos blancos llamados linfocitos producen proteínas llamadas anticuerpos, que actúan como defensas del cuerpo humano cuando reconocen un microorganismo causante de enfermedad. Sin embargo, el sistema inmunológico no siempre funciona tan bien como nos gustaría. A veces, crea reacciones contraproducentes, como en el caso de las alergias, cuando un grano de polen inofensivo pone en marcha una excesiva respuesta inmune de nuestro cuerpo.

La disciplina que se ocupa de estos aspectos inmunológicos se denomina Inmunología, un amplio campo de investigación que ha contribuido, en gran medida, a la comprensión y tratamiento de enfermedades infecciosas, como SIDA, alergias y enfermedades autoinmunes, así como muchas otras aplicaciones relacionadas que se encuentran en permanente investigación.

Descripción de la carrera

La Inmunología es una rama amplia de la Biomédica -ciencia que abarca el estudio de todos los aspectos del sistema inmune en todos los organismos-. El estudio de los componentes moleculares y celulares que componen el sistema inmune, incluyendo su función e interacción, es fundamentalmente, el propósito central de la Inmunología.

Como disciplina académica, la Inmunología constituye una base de conocimiento para muchas carreras profesionales, además de su propio campo y, por lo mismo, posee aplicaciones en diversas disciplinas de la ciencia.

La Inmunología forma a profesionales especialistas en la fisiológica y funcionamiento del sistema inmune en trastornos inmunológicos -enfermedades autoinmunes, hipersensibilidades, deficiencia inmunológica, rechazo de trasplantes, etc.-, a través de procesos de investigación de reacciones físico-químicas y características fisiológicas de los componentes del sistema inmune in vitro, in situ y en vivo.  

El Inmunólogo se centra en diversas tareas, tales como:

  • Estudio científico de las modalidades en que la gente se enferma o mejora.
  • Investigación en torno al funcionamiento del sistema inmune humano, específicamente en torno a enfermedades sin tratamientos de cura.
  • Estudio de soluciones de regulación y apoyo del sistema inmune para optimizar la promoción de la buena salud.
  • Estudio de las relaciones existentes entre los sistemas del cuerpo, los agentes patógenos, y la inmunidad, específicamente en torno a enfermedades desconocidas, entre otras tareas.
  • Calidades del estudiante

    Transferencias académicas de bachiller para pregrado y licenciatura; 4 años de licenciatura y presentación de requisitos específicos para estudios de postgrado. Además, el estudiante debe poseer competencias y habilidades idóneas:

  • Disposición al estudio permanente.
  • Actualización de conocimientos en torno a la salud, la enfermedad y la Inmunología.
  • Capacidad para integrar amplios y detallados espectros de conocimiento teórico y procedimental.
  • Espíritu de investigación continua, entre otras calidades.
  • Planes de estudio

    Los estudios de Inmunología se imparten a nivel de universidades acreditadas, a nivel internacional. Por sí mismos, los estudios de pregrado no son conducentes a una carrera, pero sí forman parte de estudios de otros ámbitos afines.

    Una licenciatura en Inmunología, generalmente toma alrededor de cuatro años de estudio a tiempo completo. El grado de licenciatura prepara para muchas carreras que requieren un título de cuatro años. Sin embargo, no reúne los requisitos para diseñar proyectos de investigación o enseñar a nivel universitario.

    Una maestría en general, dura entre 5 y 7 años y un doctorado, aproximadamente, entre 9 y 11 años. La Inmunología, sin duda, se trata de un ámbito de estudios de perfeccionamiento que abarcan gran parte de la vida académica de un profesional.

    Los requisitos comunes para optar a estudios de postgrado consideran:

  • Exámenes globales, a nivel oral y escrito.
  • Presentación de créditos, transferencias y cursos requeridos.
  • Rotaciones requeridas de investigación en laboratorio.
  • Tesis (sólo en caso de maestría).
  • Disertación y defensa de la tesis (sólo doctorado).
  • Inserciones laborales y expectativas ocupacionales

    Son necesarios estudios de postgrado avanzado para optar a puestos de trabajo en el ámbito de la investigación Inmunológica y la docencia universitaria, a nivel de organizaciones públicas y privadas.

    Con un título de licenciatura, el inmunólogo puede trabajar como asistente de investigación o en un papel secundario en el campo de la Inmunología. Además, puede desempeñarse en otros campos de estudio similares, como anatomía, bioquímica, biología oncología, biología celular, química, citotecnología, epidemiología, asistencia de laboratorio médico, ciencias médicas, microbiología médica y bacteriología, biología molecular, enfermería, medicina osteopática, anatomía patológica, patología experimental, toxicología, medicina veterinaria y virología, entre otras áreas de desempeño.

    Indudablemente, uno de los grandes inventos realizados por el ser humano es la vacuna –la preparación, generalmente de microorganismos vivos que ayuda a reforzar el sistema inmune respecto de una enfermedad específica-. La varicela, polio, meningitis, sarampión, paperas y otras enfermedades, que han estado asolando al ser humano durante siglos, son ahora fácilmente detenidas gracias a la inyección en el cuerpo con pequeñas dosis de los mismos patógenos que causan estas enfermedades, atacando al sistema inmunitario.

    Para ser inmune, por ejemplo, a la varicela, la vacuna adecuada para tratar la enfermedad, deberá contener una pequeña cantidad del agente que está causando la varicela. De esta manera, el sistema inmunológico del cuerpo humano podrá reaccionar a los patógenos y al ser nuevamente infectado por ellos, recordar la genética del elemento patógeno. Con este sistema, los antígenos son creados por el organismo de acogida y resulta fácil liberar al sistema inmunológico de cualquier enfermedad.

    La creación del las vacunas para combatir las temidas enfermedades sigue siendo el objetivo más relevante que la Inmunología se propone alcanzar. El campo de la Inmunología es quizás una de las ramas de la ciencia que ha salvado la vida a mayor cantidad de enfermos, desde su creación –al punto de significar un milagro de preservación de la vida para millones de personas, que de esta disciplina y sus avances, han sido sanadas.

    Sin embargo, aunque las investigaciones en Inmunología han descubierto innumerables avances, todavía persiste una gran cantidad de enfermedades –conocidas, nuevas y mutadas- que aún no tienen cura conocida. Enfermedades como el cáncer, el sida, lupus, entre otros, siguen dando a los Inmunólogos razón para no dejar la investigación de los laboratorios, priorizando su labor sólo para encontrar una respuesta óptima y aportar una solución eficaz a la calidad de vida de la población.

    Año tras año, las estadísticas muestran consistentemente que el cáncer sigue siendo el principal causante en las cifras de las tasas de mortalidad en todos los países del mundo. Curar el cáncer sería, sin duda, no sólo un día trascendental para el descubridor, sino para toda la humanidad.

    La Inmunología se inicia a partir de la acción científica de Edward Jenner, quien realizó la primera inoculación del virus de la viruela en 1796. Desde entonces a la fecha, la inmunología moderna ha ido más allá de la identificación de los agentes patógenos y su introducción en el cuerpo para ayudar a los anticuerpos.

    En la actualidad, la Inmunología ha elaborado otras técnicas inmunes, tales como la genética inversa -que se aplica actualmente en el desarrollo del virus de la gripe aviar-, la técnica atenuada -una técnica que introduce el virus en el cuerpo, pero sin cualidades virulencia-, la técnica de la subunidad -donde partes de un microorganismo se introducen y desde allí el sistema inmunológico puede crear una reacción, y muchas otras técnicas, por el momento, imposibles de comprender o explicar, salvo para los entendidos.

    El camino para convertirse en un experto en el campo de la inmunología no es fácil, ya que es construye a partir de una formación muy avanzada y de elevada exigencia, debido fundamentalmente a su carácter muy especializado. El conocimiento es complejo, desde el estudio de la fisiología de los organismos de acogida -los seres humanos y animales- hasta los agentes patógenos -los virus, bacterias y sus diferentes cepas-, una sobrecarga de información esencial y es sólo el primer paso.

    Después de conocer íntegramente esta área, también es imprescindible conocer las diferentes interacciones de cada agente patógeno con los organismos de acogida y qué técnicas especiales se deben emplear cuando estas interacciones suceden. Convertirse en un Inmunólogo es verdaderamente en sí misma una gran hazaña que vale la pena proseguir cuando se poseen las capacidades y la vocación suficiente para priorizar la calidad de vida de los seres humanos.