Estudiar en París, Francia



Estudiar en París, Francia

La Opera de ParisParís, la capital de Francia y la mundialmente famosa y brillante "Ciudad de la Luz" es uno de los lugares más envidiables para vivir, trabajar y estudiar. La combinación de los atributos de la eficiencia moderna con la calidez histórica, y la emoción de una gran ciudad con el encanto y la comodidad de una pequeña ciudad, París tiene una gran variedad de atracciones y oportunidades. Tanto si permaneces en ella durante un semestre, un año, o el resto de tu vida, es imposible aburrirse de la vida en París.
 
Una de las primeras cosas que la gente piensa cuando oye el nombre de París es en la alta cocina. No hay duda de que París es uno de los mejores destinos culinarios del mundo, y los restaurantes que puedes encontrar se adaptan a cualquier presupuesto. Si eres un profesionista que trabaja y que le gusta gastar a lo loco o un estudiante con un presupuesto reducido, París tiene algo delicioso para ofrecer. El restaurante parisino tradicional es el café con terraza - estos comedores al aire libre, sirven café, pasteles, y diversos bocadillos mientras que se puede disfrutar del aire puro y el ambiente clásico de las calles parisinas.  Asegúrate de no dejar París sin probar una crepa, una muy delgada tortilla que se sirve con cualquier número de ingredientes como fruta fresca, chocolate, zumo de limón, o el alimento básico del desayuno europeo: la nutella.
 
Por supuesto, si vas a estar en París durante más de unos cuantos días, en algún momento será necesario que cocines tus alimentos. Comer en restaurantes es una parte esencial de una visita a París, pero es demasiado caro como una opción para alimentarse a largo plazo. Es por lo tanto una gran ventaja que París cuente con un gran número de distritos comerciales y pequeñas tiendas de abarrotes donde puedes abastecerte de ingredientes tradicionales franceses, así como los ingredientes de la cocina internacional. También puedes inscribirte en una clase de cocina, de las que podrás encontrar un gran número por toda la ciudad.
 
Los parisinos tienen fama, incluso dentro de Francia, de ser groseros y alzados, pero no es completamente cierto. Aunque las personas frecuentemente van de prisa, como en otras grandes ciudades como Londres o Nueva York, por lo general, es de hecho muy encantadora y hospitalaria. Para romper el hielo en París, el primer consejo es aprender todo el francés que te sea posible. El inglés se enseña en las escuelas, pero la mayoría de los parisinos nunca lo usa en su vida diaria, y hablar inglés con un visitante es un esfuerzo extra que muchas personas no tienen el tiempo para hacer. Dirígete a las personas en francés y esfuérzate por mantener la conversación en el idioma nativo de la ciudad. Incluso si te responden en inglés, tu esfuerzo será apreciado.
 
París está diseñado para caminar, y el centro de la ciudad es sorprendentemente compacto, así que pasear para ir de compras, conocer algunos lugares turísticos o comer en los restaurantes que deseas visitar será muy fácil. Sin embargo, probablemente será necesario en algún momento viajar en el metro de París. Este sistema es enorme y abarca todas las áreas de la ciudad, pero puede ser muy confuso las primeras veces. Asegúrate de estudiar el mapa del metro antes de tu llegada a París - esto te ayudará a adaptarte más rápidamente y te brindará un gran conocimiento de cómo llegar a donde quieres ir en esta ciudad apasionante y diversa.