Formación profesional en Australia


Formación profesional en Australia

114 Victoria Road, Rozelle, NSW, Australia
The Australian International Conservatorium of Music (AICM) es un conservatorio independiente y sin ánimo de lucro, dedicado a la enseñanza de primera categoría. El centro ha diseñado varios programas de grado, master y eventos que aseguran un entorno muy estimulante para los alumnos. AICM tiene como misión producir algunos de los mejores músicos del mundo, actores, compositores y profesores. Se proporciona un entrenamiento especializado para aquellos que proyectan lograr una carrera... Ver descripción completa.

171 Pacific Highway/ P.O. Box 728, North Sydney, NSW, Australia
Billy Blue School of Graphic Arts se fundó cuando una compañía llamada Billy Blue Creative decidió comenzar una pequeña escuela de diseño, con el propósito de entrenar gente que más tarde podría trabajar en el estudio. La cantidad de personas que se incorporaron superaron las espectativas iniciales y así fué como el centro continuó creciendo. La institución se creó por la industria y para la industria, promoviendo a profesionales que enseñaran a altos niveles educativos. Los... Ver descripción completa.

Chadstone Campus, Batesford Road, Holmesglen, Australia
Holmesglen es uno de los mayores proveedores de educación profesional superior en Victoria desde 1982. Grados y cursos certificados pueden obtenerse en Artes, Negocios, Construcción y Horticultura, entre otros.

Level 9, 120 Spencer Street, Melbourne, Victoria

1084 Sydney Road, Fawkner, Victoria

Level 1/189 William Street Arcade, Northbridge, WA, Australia

P O Box 825, Nedlands, Western Australia, Australia

171 Pacific Highway/ P.O. Box 728, North Sydney, NSW, Australia

Ver escuelas por ciudades:

FawknerHolmesglenMelbourneNedlands
North SydneyNorthbridgeRozelle

Sobre Formación profesional en Australia

En Australia, la mayoría de las escuelas técnicas e institutos profesionales están bajo la protección del Sistema de Educación Técnica y Superior (TAFE, en sus siglas en inglés). El TAFE constituye una amplia red de instituciones, incluyendo centros de capacitación laboral privados y varios programas gubernamentales, que están sujetos a estándares de calidad y confiabilidad. Las autoridades educativas establecen las pruebas y las competencias básicas que guían el desarrollo curricular de todas las escuelas técnicas e institutos profesionales, y estos a su vez basan su enseñanza en un conjunto de habilidades y ramas del conocimiento en demanda por parte del estado y los empleadores, que sean críticas para la fuerza laboral de Australia. Existen miles de programas de formación distribuidos por todo el país, aunque, naturalmente, se concentran en áreas de alta densidad urbana, como ser las ciudades de Sydney, Melbourne y Perth. No obstante, la economía australiana es muy dependiente de la agricultura, por lo que las zonas rurales cuentan con muchos centros de formación para aquellas personas que aspiren a convertirse en productores agropecuarios y líderes expertos agrícolas.

A diferencia de muchos otros países, que cuentan con una orientación técnico-profesional a nivel de educación secundaria (por ejemplo, escuelas secundarias técnicas), Australia sólo posee unas pocas escuelas de formación técnico-profesional destinadas a adolescentes y estudiantes de secundaria. La mayoría de los programas asumen que los estudiantes finalizarán sus estudios secundarios académicos estándar, obtendrán un diploma, y ​​luego elegirán si desean seguir con una formación técnico-profesional o asistir a la universidad. Esto le permite a los jóvenes australianos tener opciones incluso después de terminada la escuela secundaria.

El gobierno australiano es muy cuidadoso asegurándose de que todas las instituciones, carreras profesionales y docentes sean confiables. Si bien a las instituciones educativas se les otorga una considerable libertad para establecer sus propios planes de estudio y decidir sobre sus estilos de enseñanza, el gobierno exige que todos los docentes tengan aprobado un examen de competencia y estén certificados en las disciplinas que enseñan. Las competencias y la elección de los programas disponibles son dejadas a criterio de la propia industria, ya que el gobierno no intenta administrar o controlar las habilidades que aprenderán los estudiantes o qué tipo de trabajadores serán contratados. En lugar de ello, el mercado genera una demanda de ciertos tipos de trabajadores y las instituciones educativas responden en consecuencia. Esto garantiza que los certificados o títulos expedidos por cualquiera de estas escuelas técnicas sean valorados por los potenciales empleadores, y que los graduados estén realmente capacitados para manejarse con éxito en el mundo laboral.

Los ministerios de educación a nivel nacional, estatal y local son coordinados a través del Centro Nacional de Investigación en Educación Profesional (NCVER, en sus siglas en inglés), que funciona como canal de comunicación y fuente de valioso conocimiento. Las autoridades en los diferentes niveles de gobierno siempre pueden hacer referencia a las directrices y estadísticas del NCVER a fin de optimizar sus programas. Las escuelas también pueden aprovechar esta información, y la dependencia de las instituciones públicas y privadas en relación al NCVER es evidencia del admirable equilibrio que existe en Australia entre el modelo educativo de “libre mercado” y las garantías de calidad proporcionadas por la fuerte regulación central.