Universidades en Chile, carreras universitarias en Chile


Universidades en Chile, carreras universitarias en Chile

Alonso de Ribera 2850, Campus San Andrés, Concepción Chile., Concepción, Chile

Av. Libertador Bernardo O'Higgins 340 , Santiago de Chile, Región Metropolitana, Chile

Av. Diagonal Las Torres 2640, Peñalolén, Santiago de Chile, Chile

Campus República, Av. República 237, Santiago de Chile, Región Metropolitana, Chile

Independencia 641, Valdivia , Los Lagos, Chile

Av. Alemania 01090, Temuco, Araucanía , Chile

Avenida Viel 1497 Ruta 5 Sur , Santiago de Chile, Región Metropolitana, Chile

Avda. Brasil, 2950, Valparaíso, Chile

Avda. Bernardo O’Higgins No. 292, Oficina 22, Santiago de Chile, Chile

Campus Almagro I, San Ignacio 414, Santiago de Chile, Chile

Campus Concepción Campus Concepción, Concepción, Bío-Bío, Chile

Avenida Alameda Libertador Bernardo O'Higgins 3363. Estación Central, Santiago de Chile, Chile

Errázuriz 2190, Valparaíso, Chile

Diego Portales, 90, Agua Santa, P.O. Box 407 Quilpue, Viña del Mar, Chile

Avenida Collao, 1202, Concepción, del Bío-Bío, Chile

Casa Central, Sede Lyon, Sede Baquedano, Sede Melipilla, Las Condes, Chile

Manuel Rodríguez Sur 415, Santiago de Chile, Región Metropolitana, Chile

Fernando Manterola 0789, Santiago de Chile, Chile
La Universidad Internacional SEK se fundó en Madrid, hace más de 100 años. En la actualidad se han ido añadiendo otros centros educativos en diferentes continentes, como Europa, América, África y Asia. La Universidad SEK en Santiago de Chile inició sus actividades en 1990. Dispone de tres campus: Arrieta, Providencia y Santiago Centro. Sus facultades son: Salud y Ciencias de la Actividad Física, Humanidades y Educación, Ciencias Jurídicas y Sociales, Ingeniería y Administración... Ver descripción completa.

Avenida España 1680, Valparaíso, V Región, Chile

Ver escuelas por ciudades:

ConcepciónLas CondesSantiago de ChileTemuco
Valdivia ValparaísoViña del Mar

Sobre las universidades en Chile, carreras universitarias en Chile

Como la mayor parte de su sistema educativo, los institutos, universidades e instituciones educativas de posgrado de Chile son considerados entre lo mejor de Sudamérica. Actualmente, existen más de 600,000 estudiantes universitarios en Chile, representando casi el 40% de los jóvenes de entre 18 y 24 años – una tasa impresionante para un país sudamericano. La calidad está garantizada por el gobierno y las normas para la acreditación son bastante confiables y son cumplidas tanto por instituciones privadas como públicas. Los institutos públicos, aún cuando no son gratuitos, ofrecen matrículas de bajo costo a través de subsidios gubernamentales y diversas oportunidades de becas para los mejores solicitantes.

Bajo la dictadura militar de Augusto Pinochet, las universidades e institutos fueron vistos como una amenaza al dominio autoritario del régimen y por esta razón fueron casi destruidos. Desde 1990, Chile ha estado bajo el liderazgo de un gobierno representativo elegido democráticamente y esto ha permitido a sus institutos y universidades florecer de nuevo.  En términos generales, el crecimiento económico y la expansión del sistema educativo chileno también han provocado el crecimiento más estable en el número y calidad de las instituciones de educación superior en Chile.

Gran parte de este crecimiento ha sido impulsado por la introducción al sistema chileno de nuevas y modernas escuelas privadas, ya que anteriormente sólo se contaba con lo que los chilenos llamaban “Universidades Tradicionales”. Las Universidades Tradicionales aún siguen siendo consideradas superiores en términos de calidad académica pero aún queda por ver si las nuevas escuelas privadas logran establecerse y desarrollarse por sus propios medios como competidoras reales antes sus contrapartes históricas. Actualmente, sigue siendo considerado de más prestigio asistir a una Universidad Tradicional.

Por supuesto, el crecimiento de la educación postsecundaria en Chile no ha resuelto por completo todos los problemas educativos del país. Uno de los retos que enfrenta la educación superior de Chile es voluntario: los líderes educativos en el país se han impuesto a sí mismos la importante tarea de convertir las instituciones y  universidades domésticas del país en instituciones de educación superior de primera clase. Aún cuando Chile se encuentra muy por encima del promedio de los países latinoamericanos, no cumple los estándares que serían distintivos de un país de Norteamérica o de Europa Occidental. El gobierno chileno ha establecido ambiciosamente su visión en cambiar este hecho.

La inequidad incontrolable entre las clases sociales en Chile también afecta su sistema educativo. A pesar de los esfuerzos por hacer los institutos más accesibles, continúan siendo una ventaja que disfrutan únicamente las élites sociales chilenas. Los habitantes pobres de las zonas rurales rara vez asisten a la universidad, aún cuando su educación en los niveles de primaria y secundaria ha sido dramáticamente mejorada desde 1990. En 2011, esta inequidad de clases desencadenó grandes protestas entre los estudiantes de las escuelas públicas que querían abrir el sistema para más estudiantes de las clases trabajadoras. A medida que la economía de Chile se esfuerza por mantener su impulso a través del difícil clima económico actual, los estudiantes esperan que una educación superior de alta calidad a un precio bajo continúe siendo una prioridad para su gobierno.