Estudiar la carrera de Estudios Latinoamericanos


Elije de entre la lista de países donde estudiar Estudios Latinoamericanos:

ArgentinaAustraliaBrasilCanadáDinamarcaEcuadorEspañaEstados UnidosIndiaJapónMéxicoPaíses BajosReino UnidoSan Vicente y las GranadinasUcrania

El Artesanato, dentro de la cultura iberoamericana, posee espacios vitales y dimensiones sociales desde los cuales emerge, se expresa y desarrolla, trasuntando una herencia ancestral precolombina, o bien, incorporando elementos de fusión de otras influencias predominantes y coetáneas. Los espacios vitales, verdaderamente artesanales, por la esencia, técnicas y propósito de plasmación que revelan sus artesanos puros, son los que a continuación señalamos:

- Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guatemala y México: Lugares donde prosperaron civilizaciones precolombinas del Imperio Inca y Maya-azteca que agrupaban grandes concentraciones de artesanos, preexistentes al Descubrimiento y a la Conquista y que en la actualidad poseen la mayor población, densidad y presencia cultural vinculada a la artesanía y al mundo del artesano en Iberoamérica.

- Territorio del Amazonas-Orinoco: Corresponde a los territorios que abarcan las zonas de Brasil, Paraguay, Venezuela y los países amazónicos del área andina –conocidos en su conjunto como la Amazonia-orinoquia- en donde subsisten grupos de supervivencia aborigen dedicados a la producción de artesanía, específicamente los pertenecientes al sustrato lingüístico de etnia tupí.

- Espacios de tradición urbana de origen europeo: No existe una urbe latinoamericana, grande o pequeña, de implantación europea, en que no se dé esta tradición artesanal –siendo Uruguay, según Lauer, el lugar en donde se da esta manifestación de forma más significativa- Se caracteriza porque no se da en ella la presencia del elemento étnico, como sello diferenciador de una identidad nacional, así como tampoco, el carácter comunitario de su producción.

- Espacios menores constituidos por creaciones artesanales individuales o grupos culturales reducidos: Geográficamente estas producciones artesanales se elaboran en Haití, Brasil y Cuba y, en menor escala, en las costas de Colombia, Venezuela y algunas islas del Caribe. Su importancia está dada por una herencia que marca el carácter de identidad nacional -por ejemplo, la artesanía ritualista de origen africano en aquellas zonas donde se dio este tipo de migración.

Nos queda una tarea inagotable por aprender, realizar y enseñar a las futuras generaciones y es la valoración positiva y el respeto por nuestros artesanos y su creación. Para ello, es menester variar perspectivas de enfoque pesimista y contribuir, en forma concreta y directa, en su consolidación y fortalecimiento. A modo del decir de Zerpa: “Regar y abonar el árbol del Arte-Sano (el Sano-Arte) para que con sus fuertes y grandes raíces que ya posee se robustezca y crezca su tronco, se hagan frondosas sus ramas y sea de una vez por siempre un gran árbol, lleno de vida, pero de vida eterna”.

América Latina ha sido, durante mucho tiempo, un campo de pruebas para las teorías sociales y políticas, despojada tempranamente, de un sentido identitario y de una perspectiva cultural, condiciones que han conducido a la bancarrota intelectual y práctica. En ningún otro continente, se aprecia una mayor evidencia como lo es la aplicación del modelo político-económico de naturaleza neoliberal.

Sin embargo, América Latina, siempre ha constituido una clave significativa dentro del contexto de los flujos mundiales de intercambio cultural, ideológico y comercial, ofreciendo una anticipación de los retos que trae la globalización contemporánea.

Descripción de la carrera

Los Estudios Latinoamericanos forman al estudiante en conocimientos estudios en la historia del español, el portugués y las culturas de América Latina y el Caribe, a la luz de los actuales desarrollos teóricos en el campo de la lingüística, la literatura, los estudios culturales, la historia y la geografía, el cine y la historia del arte, los medios de comunicación, la política y la economía, entre muchas otras aproximaciones. La diversidad de temáticas impartidas posibilita que los estudiantes se especialicen en las culturas influyentes en la transculturización  o bien en las culturas específicas de América Latina y el Caribe, así como en diferentes períodos históricos y aspectos culturales, o bien, combinar los intereses.

Calidades del estudiante

Los estudiantes deben poseer transferencias académicas de enseñanza secundaria cursada para estudios de pregrado y los niveles académicos pertinentes a las exigencias de cada grado y organismo formador. Las competencias y habilidades idóneas para incursionar en estos estudios, son:

  • Amplio nivel de cultura general.
  • Profundos estudios de los fenómenos sociales y culturales.
  • Dominio inter o multicultural.
  • Competencias lingüísticas, de preferencia bilingües.
  • Dominio del español y conocimiento de sus variantes.
  • Hábitos y disciplinas de estudios.
  • Tolerancia y respeto por otras manifestaciones culturales.
  • Habilidades de adquisición de aprendizajes integrados, entre otras calidades.
  • Planes de estudio

    Los Estudios Latinoamericanos corresponden a programas educativos impartidos por universidades y organismos de estudios superiores –en los niveles de pregrado, grado y postgrado- que ofrecen planes curriculares especializados en torno a los estudios culturales, generalmente, con énfasis en Lengua y Cultura.

    La mayoría de los programas se pueden estudiar desde el nivel de pregrado y corresponden a áreas relacionadas con lingüística, estudios de cine, literatura, política, traducción histórica y ciencias sociales. La mayoría de los programas de cuatro años, dirigidos hacia una licenciatura,  implican un período de residencia en el extranjero.

    Una malla curricular genérica incluye una amplia gama de disciplinas y departamentos de: Antropología Social, Literatura, Estudios Culturales y Lingüística, Historia e Historia del Arte, Geografía, Arte Dramático y Estudios de Cine, Ciencias Políticas, Estudios del Desarrollo, Economía y Negocios, entre otras materias de estudio.

    Inserciones laborales y expectativas ocupacionales

    Una revisión actualizada de enfoques, a través de fronteras disciplinarias, institucionales y nacionales, proporciona al egresado una comprensión más completa de América Latina y el Caribe y de su importancia en el contexto de la globalización contemporánea cultural, política y económica. De alguna forma, todos los estudios culturales son significativos en la formación académica, profesional y laboral de todo estudiante con perspectiva realmente humanista e integradora.

    Latinoamérica se muestra al mundo con el sello determinante, no sólo de sus caracteres geográficos y físicos sino, además, antropológicos. A este último criterio subyace el predominio de un importante mestizaje que, intrínsecamente, encierra una fusión cultural proyectada en múltiples manifestaciones, fiel reflejo de innumerables formas de vida –muchas de ellas, genuinas representaciones de la tradición y del carácter popular del intercontinente.

    En los pueblos centroamericanos se advierten las formas más arcaicas de vida, tanto desde una perspectiva social como económica. Pueblos aparentemente integrados, que por muchas circunstancias subsisten en estratos vitales de muy diversa naturaleza -causa y efecto de la permanente inquietud política que atraviesa los pueblos hispanoamericanos- Centroamérica, tan diferente en su geografía física a América del sur, comparte con ella cabalmente esta última característica.

    A razón de la variedad de climas, relieves, tipos de territorios y caracteres geográficos, la vida de los pueblos se desenvuelve a través de diversas actividades, pintoresca gama de funciones genéricas, labores domésticas y trabajos de profesión u oficio. Todo este quehacer es realizado por un séquito anónimo de hombres y mujeres que, a la zaga, se han ido convirtiendo en verdaderos personajes populares, arraigándose profundamente en la conciencia de las gentes, hasta formar parte de sus imaginarios colectivos.

    Estos personajes populares se multiplican norte a sur, este a oeste de esta loca geografía, diferenciándose en el ámbito geopolítico y denominación dialectal americanista que determina su oficio, procedencia o características peculiares. Mas, pese a la diferenciación establecida, prevalece la unificación del mismo espíritu, independientemente de la idiosincrasia en particular, al patrimonio local amerindio y al estereotipo social que represente. Cuando hablamos de unidad plurisignificativa aludimos claramente al ser, al carácter que refleja y al arquetipo que encarna y da vida –a cuánto nos vincula y no a cuánto nos separa.

    El minero, el huaso, el gaucho, el arriero, el pescador, el estibador, el barquero y cientos de personajes que emergen multiplicándose en la mina, el campo, la cordillera, la montaña, el valle, la costa, la isla, el desierto, la selva, el bosque, entre una innumerable variedad de territorios, dan fe de la existencia de una esencia primordial en los personajes populares -cual es su capacidad de adaptación a los cambios y al medio.

    De acuerdo a esta consideración, cada sujeto vive intervenido por una multiplicidad de procesos que lo insertan dentro del sistema social y cultural. Hacemos referencia a una interculturalidad y a una multiculturalidad, dada por múltiples factores, tales como: Edad, religión, raza, creencias políticas, etc. No obstante, cada personaje popular comparte, además, otros elementos estructurales de la cultura, que lo unifican con otras manifestaciones del mismo arquetipo -dentro siempre, del carácter inmaterial de la misma.

    Tomando esta directriz, seleccionamos tres personajes populares, representativos no sólo de este espíritu de vida, sino además, dotados de una flexibilidad natural que les ha permitido evolucionar, junto con las condiciones socioculturales emergentes, adecuándose a nuevas realidades, sin perder el sello popular de su carácter. El vendedor ambulante, el artesano y el roto son, a nuestro entender, personajes populares que conservan sus raíces populares, a la vez que continúan evolucionando en un profundo proceso de cambios radicales. Constituyen, por lo mismo, una muestra representativa del fenómeno de adaptación del habitante latinoamericano a los cambios y desafíos que nos propone el mundo actual.